lunes, 20 de mayo de 2013

Roast de Héctor Suárez


Veía ayer el Roast de Héctor Suárez en Comedy Central, primero con sorpresa, luego con pena ajena, luego con horror y luego con asco. Pero vayamos por partes.

El "Roast" es un tipo de comedia entre bullying y humor negro: básicamente un grupo de comediantes se ponen a criticar a un invitado de manera divertida. También se pueden criticar entre ellos. Al final el invitado tiene su derecho de réplica y puede darle duro y tupido a sus criticones (o rostizadores, en el argot del programa).

Estamos de acuerdo que criticar por criticar es sencillo, pero para que resulte de manera divertida tienes que hacerlo de manera ingeniosa (no es lo mismo decirle a alguien "pinche feo horrible" a "cuando naciste el doctor no supo si eras bebé o un pedazo de placenta"). Hasta aquí todo bien.

En Estadios Unidos los Roast resultan graciosos porque como allí son políticamente correctos, cualquier crítica ya es motivo de risa. En cambio aquí, somos muy llevados: yo puedo aguantar que me digan "pinche Memo, tienes cara de chino" pero si me dicen "y china tu madre" yo contesto "¿ah sí? ¡pues china la tuya!" seguido de dos trompadas. Es decir: que nuestro nivel de tolerancia a las ofensas es más alto que con los gringos, pero si te pasas, te atienes a que te metan un derechazo. Es lo que hay.




El programa de ayer fue malo por todo eso y más: a los rosticeros se les olvidó llevar buenos chistes y se les olvidó que el programa era de Héctor Suárez. Al final todo se resumió a decirle al Héctor que:

1) Le gustan las morritas
2) Es un borracho
3) Tiene nariz operada
4) Tiene un peluquín horrible.

También a una de las invitadas le dijeron que era gorda (uno hasta le dijo vaca) y a otro que era puto (y que se metía varias ñongas a la vez). Era bullying como de secundaria. Pero cuando uno pensaba que el programa no podía ser peor, Héctor Suárez nos dio una sorpresa: en vez de contraatacar con cosas ingeniosas se puso a hablar de dios, de la naturaleza, de la armonía y de que es un hombre nuevo. El programa acabó como una plática motivadora onda "Pare de Sufrir".

Malo con ganas. Dos o tres momentos chistosos y ya ¿alguien lo vió?

PD: Con este post me sentí Álvaro Cueva ¡ja ja ja!

11 comentarios:

  1. ¿Te sorprende? la televisión hecha en México es una auténtica mierda.


    Saludos Enfermos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wey, pero ¿qué nos queda? ¿refugiarnos en YouTube?

      Eliminar
    2. Mejor en YouJizz. Tiene mejor contenido :-D

      Eliminar
  2. Ja! Yo también lo vi. Y sí, me pareció que decayó desde la intervención de Solorzano (yo pensaba que realmente se iba a descoser contra todos! ¬¬). Pero la neta sí me sacó 2-3 carcajadas. :D

    ResponderEliminar
  3. En respuesta a tu postdata: con este post me recordaste a Lengua Pelona... ¿no serás tú el nombre detrás del seudónimo? ¬¬

    ResponderEliminar
  4. estuvo malisimo hasta Donald Trump supo responder mejor en su roast lastima que los mexicanos teniendo tantas cosas divertidas desde su idiosincrasia y humor propio copien algo sin saberlo hacer de verdad.... evidentemente Hector Suarez no habia entendido bien aquello del roast

    ResponderEliminar
  5. la verdad puras estupideces, no concibo con un tipo se deje decir hijo de puta por su propio hijo, y que a la preciosa alexis de anda le digan que coje feo y que le gusta la ver... que mierda de programa, pero bueno no se podia esperar menos del nefasto gay de suarez gomiz.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. La aparición de un "Roast" en TV, bien podría ser síntoma de las tremendas contradicciones de nuestro tiempo. Porque por un lado, se hace (según) hasta lo imposible por erradicar el infame "bullyng" de los centros "educativos", pero por otro, se hace de éste un medio para entretener a las masas, quienes movidas por el morbo, no tardarán en encender la tele para ver como se deshacen entre sí un puñado de figuras públicas. En la TV gringa había visto antes un programa parecido, llamado Yo Mamma, en el que dos jovencillos se dedicaban a insultar a sus respectivas madres. No quiero parecer un mojigato, ni un aguafiestas, pero me parece que este tipo de programos no son adecuados para una sociedad que dice querer un cambio. Aunque debo acotar que un "Roaster" puede ser una muy buena terapia en familia, donde cada uno saque sus trapos al sol, y que finalmente los llevará a una catarsis para curar heridas; pero todo esto a puerta cerrada, sin alimentar el morbo de nadie...

    ResponderEliminar
  8. A MI SI ME GUSTO Y QUE,,,,,,VIVA LA MIEDA TOTAL MEJOR CAMBIENLE DE CANAL

    ResponderEliminar
  9. Me gusta verlo por la arrastriza que le ponen a Gomis al final :P

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)