miércoles, 19 de junio de 2013

Desadaptados sociales

Generalmente voy a comer a un comedor estudiantil donde todas las mesas están llenas de humanos que comen como boas (jajajaja ¡la juventud!) pero como ahorita hay vacaciones, se llena de ingenieros que aprovechan para comer en santa paz.

El comedor es de dos pisos y siempre agarro un lugar en las alturas para ver cómo se comportan. Es divertidísimo: hay quien come solo (como yo, que soy un gruñón) y hay quien se lleva a alguna ingeniera y quiere quedar bien. Esos son los chidos.

Concluí que el 80% de los ingenieros no tienen modales para comer. O mejor dicho, son unos nerdazos inadaptados (dicho esto con toda objetividad). Ayer me tocó uno que ejemplifica a toda esta fauna:

El tipo iba vestido como clásico nerdo de 45 años: playera metida en el pantalón (de casimir) y chaleco tipo Marty McFly. En la muñeca llevaba un reloj calculadora que no había visto desde tiempos de Miguel de la Madrid. Por supuesto no dejó pagar a la damita, sacó un bonche de monedas (lo juro) y pagó los 90 pesos de los dos.

Él se veía feliz y platicaban animosos. Cuando les dieron sus charolas de comida él -todo caballeroso- se ofreció a llevar las dos: malabareaba llevando sendos platos de sopa de pasta, pollo en salsa verde y vasos de agua de guayaba. Apenas si podía caminar el pobrecito.

Se sentaron a pocos metros de mí. Ella le hizo una seña como que quería lavarse las manos y él se paró de su asiento como resorte, fue a la botellita de gel desinfectante y se sirvió en ambas manos. Regresó a la mesa y le puso una ración de gel en la mano de la damita ingeniera que recibió tremendo regalo como -perdónenme ja ja ja- si alguien hubiera eyaculado en su palma: con cara de "¡ahhhh!" y "¡eeeewww!".

Chistosísimo :D

Él empezó a comer haciendo chopitas en la sopa con su bolillo. Ella comía normal y él a toda prisa. Casi se me atraganta. Hizo un revoltijo de arroz con guisado que comió gustoso. Supongo que eran muy amigos porque ella ni se inmutó. Él se limpiaba con su servilleta la boca... pero también la nariz. Por supuesto acabó mucho antes que ella y comenzó a platicar y a hacer gestos. Por un momento pensé que estaba contándole una escena de Jim Carrey.

Me dio tanta curiosidad que salí detrás de ellos para ver de qué estaban hablando. En realidad él estaba contándole la película de Batman (no de Superman, de Batman). Santos nerdos de la Unam :O

4 comentarios:

  1. Lo veo condenado a no reproducirse JAMÁS. Y ojalá sea así.


    Saludos Enfermos.

    ResponderEliminar
  2. Memo ¿has escrito una novela? Si si ¿donde la consigo? Si no, deverias, tu narración es amena

    ResponderEliminar
  3. Memo ¿has escrito una novela? Si si ¿donde la consigo? Si no, deverias, tu narración es amena

    ResponderEliminar
  4. jajjaja Hay no! que horror! muero si un tipo hace eso. Pero llévame a comer ahí, siempre he querido ir a un comedor comunitario. El anónimo soy yo, thalia

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)