jueves, 13 de junio de 2013

Relaciones amorosas en Internet


En el libro "El Amor por Internet" de Esther Gwinnell, de 1999, la autora nos advertía de los peligros de intimar con personas en la incipiente red: correos electrónicos, canales de IRC, foros de discusión. Gwinnell -psicóloga- ofrecía su ayuda a parejas que no se conocían más que por vía electrónica. Ella se asombraba de gente que mantenía relaciones por medio de email, cosa muy común en nuestros días. No existían aún las redes sociales, sino que todo se hacía de manera muy arcaica.

Sin embargo, se pueden destacar varias cosas que aún en nuestros días aplican. Una de ellas es que nuestro cerebro llena con idealizaciones los huecos que la otra persona no puede hacer. Pondré un ejemplo:

Una amiga mía mantuvo una relación con una persona que sólo conoció por Twitter. Las actualizaciones de su cuenta eran cosas como:

- Llegando a casa, tomaré una copa de vino y leeré un libro
o
- Día pesado en el trabajo, tuve que tomar varias decisiones para que la empresa no perdiera dinero

Con esos status, mi amiga pensó que -de menos- se trataba de una persona que tenía poder de decisión en la empresa en la que trabajaba. Sus fotos en Facebook eran de viajes a Turquía, Alemania y Francia. Además compartía cosas de ciencia -mi amiga es física- lo que hizo que de inmediato se sintiera atraída por el tipo.

Durante un tiempo estuvieron en contacto. El tipo resultó todo lo que ella esperaba: culto, divorciado, con casa propia y viajaba porque el laboratorio en el que él trabajaba lo mandaba a cerrar tratos. De comentar actualizaciones públicas pasaron a los mensajes privados y de ahí a fantasear juntos, que es una señal clara que el libro de Esther Gwinnell nos advertía: crear una relación de confianza basada en planear juntos hace que las personas se sientan más atraídas. Es un poco el sentir que la otra persona te toma en cuenta.

Mi amiga lo podía imaginar llegando a su casa, abriendo una botella de buen vino y sentado a la luz de una lámpara leyendo a Vargas Llosa.

El desenlace es que el día que se conocieron, no resultó como ella esperaba. El tipo olía mal y, aunque culto, no tenía modales para tratarla. Sucedió que ella iba armando una imagen mental idealizada: no puedes saber la loción que usa la otra persona, así que tu cerebro crea una y -al no haber retroalimentación- se queda ahí. Lo mismo pasa con los modales: das como un hecho de que te van a tratar de manera cálida y es frustrante saber que no es así.

No fue un engaño per se. Todo lo que él comentaba era cierto, pero la interpretación que le dio mi amiga fue incorrecta. Sí: tal vez lo mandaban a cerrar tratos pero no es porque fuera buen negociante sino porque era muy estricto. Todos los días llegaba a leer libros porque se trataba de una persona solitaria que no sabía cómo relacionarse con los demás. Todos los datos estaban ahí, pero mal interpretados.

Eso, sumado al hecho de que cada quien actualiza sus estados de la manera en que a uno le conviene, hace que aún hoy las relaciones por internet sean igual -o más difíciles- que cuando comenzó internet.

12 comentarios:

  1. Yo por eso soy igual de guarro y desmadroso en vivo y online.


    Saludos Enfermos.

    ResponderEliminar
  2. Ya habias escrito sobre esto, pero ¿qué pasa cuando conoces a la persona y te gusta como es? Osea, no la tienes que idealizar.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira: yo he conocido un chingu de gente por internet. Unos han sido muy buenos amigos y ahí se quedan. También he conocido mujeres con las que he salido varias veces y nos caemos bien aunque la verdad es que nunca he tenido una relación que haya prosperado tanto como para seguir de noviecitos (no, miento: sólo una vez y fue dramatiquísima).

    Creo que la relación es expectativa que tienes de la otra persona: si vas con la actitud de "bueeeeno, me voy a divertir y a ver qué pasa" todo irá cool. Si vas con la idea de "saliendo del café nos vamos al hotelazo y después a conocer a mis papás" no va a salir nada bueno. ¿Has tenido buenas experiencias?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tenido dos novios que conocí por internet y en su momento fueron buenas experiencias, todo resulto muy bien el día que nos conocimos. Ya después la relación no fue padre por otras cosas.

      Eliminar
  4. Muy interesante. Al final de cuentas, lo que va a terminar imponiéndose es la dificultad del trato con la persona real.

    ResponderEliminar
  5. Ps yo ya me voy a casar con mi morrita y la conocí por la internets

    ResponderEliminar
  6. Yo también conocía mi esposo por internet y ya llevamos casi dos años viviendo juntos :D

    ResponderEliminar
  7. Mi peor relación fue con una chica que conocí en un foro de fans de un grupo musical. Fue una pesadilla que duró un poco más de dos años, tan devastadora como absurda. El caso aquí fue precisamente lo que dice Memo pero al revés, ella se generó una imagen de mí distinta a lo que ella buscaba. No, no me comporté como un patán con ella, al contrario, me desviví por ella a tal grado que apenas estoy librando las consecuencias de mi estupidez tanto económicamente como emocionalmente. y cuando ella descubrió que mi actitud resultaba distinta a sus expectativas cambió totalmente y tomaba a mal cualquier esfuerzo que hacía por ella. Aquel episodio de mi vida tiene su propio soundtrack y este es el tema principal:

    http://www.youtube.com/watch?v=_uqYa_PhpRA


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja no mames con la canción, esta padrísima jajajaja

      Eliminar
  8. Mi hermana conoció a su novio por inter, llevan casi 6 años de relación y en diciembre se casan.
    Memo estas invitado :P! jaja

    ResponderEliminar
  9. A mi ex esposo lo conocí por Internet, exito total, lo malo fue que ya con el tiempo, pero eso pasa con todas las relaciones, no nada mas pasa eso con las relaciones de Internet.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)