miércoles, 7 de agosto de 2013

Quiero amaneceeeeer con alguieeeen

Llegó como quien no quiere la cosa. Así nomás. Un día me dijo "pues ya te caigo en tu casa ¿no?". Llamaré a esta persona... no sé... Berenjena.

Berenjena llegó la semana pasada a mi departamento. Con dos mochilas y una maleta. Brindamos en la noche con cervezas y comenzamos a mover cosas: la mesa, el sillón. Yo tenía mi departamento acomodado para mí solo así que ahora tuvimos que hacer espacio para su ropa e implementos de trabajo.

Berenjena ha sido decente: que se acaba el agua, va por ella. Que no hay café, pone. A veces lavo trastes yo y a veces Berenjena. Hago de cenar y echamos tacos. Como mi clóset no tiene espacio para mucha ropa (es un departamento chico) desocupé un librero y ahí acomodamos sus cosas. Me voy en la mañana y se queda a trabajar en sus cosas. Llego en las noches y nos saludamos:

- Holaaaa mi amoooors ¿cómo te fue en el trabajooo?
- ¡Bien mi amoooooors!

A veces se va y no sé a dónde. Ni le pregunto. Es raro vivir con alguien -otra vez- pero es chido. Sobre todo porque como en un principio era mi depa, hay que compartir cosas: los vasos, platos, toallas. Pero tampoco es que me importe mucho :)

Y, sobre todo, es una cuestión de confianza. Creo que me hubiera molestado mucho que Berenjena hubiera pedido permiso desde el principio para agarrar, no sé, una taza. Nomás la agarra y ya. Eso es cool.

No sé cuánto tiempo viva con Berenjena, pero es chido tener a alguien en casa.


2 comentarios:

  1. Berenjena como la come hierbas de la chapata de berenjena?? ^^

    felicidades memo!!

    ResponderEliminar
  2. IIIIIIIIIIIIIIIUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)