jueves, 26 de septiembre de 2013

Adiós, adiós, Berenjena

Hace como dos meses conté que "alguien" se había mudado a mi casa: Berenjena. Hoy se fue de la casa :P ¡Adiós Berenjena y nunca vuelvas!

Er... tendré que explicar. Contaré de nuevo aquel post:

1
Un día Berenjena -un amigo de hace años que tiene forma de berenjena- me dijo:

- Oye mano, tengo problemas en casa. Si se ponen las cosas difíciles ¿me das asilo?
- Sale, wey, pero me avisas con tiempo

Eso fue un martes en la noche. El miércoles en la mañana me avisó:

- Pos siempre sí tuve broncas. Pues ya le caigo a tu casa ¿no?
- Cómo serás animal. Pues órale, ya cáele.
- Gracias manito

Berenjena llegó con dos mochilas y una maleta. Platicamos, echamos chelas, y metimos mi sillón al estudio para que se durmiera ahí y roncara sin pena. Yo saqué mi compu, le dejé un librero para que pusiera su ropa apestosa y reacomodamos la casa.

Como llevaba pocas cosas, le presté toalla y alguna camisa. Tener compañero de casa fue chido: echábamos chela en la noche, quien se parara primero ponía café en la mañana o a veces él iba a pagar los servicios (que siempre se me olvidan). Al final compré una cama individual para que durmiera mejor y regresara mi sillón a la sala.

2
Usaba a Berenjena de pretexto. Cuando me hablaba alguna amiga:

- ¡Memo! ¿Hacemos fiesta en tu casa? ¡Saca las chelas!
- Er... es que no se puede. Ya vivo con alguien.
- ¡¡¡!!! ¡¿Cómoooooo?!
- Ajá, hasta lo puse en mi blog
- ¿¿¿¿CÓMOOOOOOOO????
- Pues así nomás. Un día llegó esa personita especial y se instaló
- O_o Pues pues pues muchas felicidades *clic*

Me quedaba en casa viendo la tele ;D

3
Lo malo de vivir con Berenjena es que se dio cuenta de todos mis hábitos:

- Memo ¿Otra vez estás tomando cerveza?
- No me *glu glu* critiques mis vicios, en esta casa no se critica nada

También se dio cuenta de que trabajo todo el día. Llegaba yo todo muerto del Instituto y me gritaba desde su cuarto:

- ¡Amoooortz, ya llegasteeeee!
- Sáquese, wey ¿hay algo de cenar?
- Nel
- Uta madre

Y me ponía a cocinar arroz. Hace unas semanas Berenjena me dijo que ya se iba, y ayer en la noche empacó sus cosas. Casi chilla:

- Weeey, ya me *snif snif* ya me voy
- Mucha suerte, Berenjena *snif snif*
- Pues ya luego regreso a echarme una cerveza contigo, Memo
- Ni dios lo quiera, nunca regreses
- ¿Ya ves cómo eres?
- Tsssssss, tú sabes que es verdad.

Y es verdad: ojalá rehaga su vida ¡Adiós Berenjena!


10 comentarios:

  1. O sea que en realidad todo este tiempo estuviste viviendo con...
    con una Berenjena???? O sea... Ta bien que te nos hagas vegano, pero eso ya es exagerar!

    ResponderEliminar
  2. Al menos lo intentaron

    Saludos
    Joako

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo la foto de Berenjena!!!!!!
    Contemplad el rostro de Berenjena:

    http://fotos.lahora.com.ec/cache/6/6a/6a1/6a15/berenjena-con-cara-humana-20121121044218-6a154da749cc2f9691f71d9608315479.jpg

    ResponderEliminar
  4. Memo me darías asilo en tu casa, si las cosas se ponen mal? :(

    ResponderEliminar
  5. ¿Me darias asilo en tu casa?, me acompañan 5 hermanos, esposa 6 hijos y 4 perros.

    ResponderEliminar
  6. ¡Berenjena! Jaja, qué mamón apodo para un tipo.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)