martes, 17 de diciembre de 2013

Sobre la fauna del metro en el DF (II)


En el metro pasa de todo. Hay quien se salta y hay quien se pasa por abajo. Hay quien se sale por la entrada y hay quien se queda en la salida esperando a su amorcito. En la línea 1, que es la que pasa por Zona Rosa existe la cajita feliz, que es el último vagón y es donde se junta la gente gay para darse amor (aunque esto, debo decir, no es exclusivo de esta línea, pero sí es donde hay más).

En el metro el punto de reunión por excelencia es "abajo del reloj" sin importar dónde se encuentre este, así que ahí siempre hay personas esperando, leyendo un libro o jugando con su celular.

También hay diferencia en los días: cada 28 de mes, los devotos a San Judas Tadeo invaden la línea 3 -que es la que va a la iglesia de este santo patrono de los vagales- y en todos lados podemos encontrar efigies a San Juditas. Pero la mayor fauna subterránea es la gente que vive ahí más de 8 horas al día. Entre estos encontramos:

- Policías: que se dividen en dos, los que se encuentran en los torniquetes y los que se encuentran en los andenes. Los de los torniquetes casi siempre están comiendo una torta de jamón y le ceden el paso a los viejitos y discapacitados por una puertita de metal. Los que se encuentran en los andenes se la pasan jugando con su cel y a veces se suben a un banquito para ver a todos desde lo alto, como rey en su trono. A cierta hora del día se ponen a medio pasillo a gritar "damitas de este lado, damitas para acá, caballeros para allá". Fuera de eso, nunca los he visto hacer otra cosa.

- Taquilleras: Siempre están hablando por teléfono. Su único contacto con el mundo exterior es una ventanita a través de la cual le indican al comprador de boletos que no hay recargas, que no hay cambio, que no aceptan el billete o que no hay boletos.

- Vendedores ambulantes: Que se dividen en...
1) Bocineros: llevan una mochilota a cuestas con bocinas que compiten con el sonido del Vive Latino. De esta maravilla tecnológica casi siempre sale música de cumbia o reggaetón
2) Campesinos: que reparten volantitos en donde explican que su cosecha se arruinó. Uno les da dinero nomás de ver sus huaraches :(
3) Músicos: que con tremendo guitarrón se suben a amenizar el recorrido.
4) Invidentes: se trepan con un micrófono a cantar canciones de Rigo Tovar, Los Ángeles Negros o José José. No tienen más repertorio.
5) Dulceros: Venden chicles, chocolates, pastillas para el mal aliento -que mucha falta hacen a algunos- o paletas. Pueden hablar o no: los que no hablan son muy groseros porque te avientan su producto en las piernas y se enojan si no se los recibes.
6) Recitadores: Estos te echan la palabra de Yisus, te explican que tienen Sida, te dicen que su hijo se está muriendo (conozco a uno que lleva 20 años con el hijo al pie de la tumba), o recitan un poema. A estos uno les da dinero por apasionados.

Changos, creo que podría dictar una conferencia sobre el metro :P


3 comentarios:

  1. Te faltaron los payasos que dan su espectáculo con vagón lleno, esos me gustan por que el que me ha tocado en la línea 8 hace sonreír hasta los que están codeando al de a lado para poder pasar, es genial verlo hacer chistes del metro cuando están los bolsasos. jiijijiji

    ResponderEliminar
  2. Esas taquilleras nunca tienen nada!
    Lo peor es que acabo de viajar en la estación insurgentes sur de la línea 12 y había un letrerote que decía que NO SE VENDÍAN BOLETOS. Para empezar yo no sé a quién se le ocurre ir a comprar boletos a la línea 12 donde sólo es con tarjeta ¬¬

    ResponderEliminar
  3. tambien entre los musicos estan los que con sus tambores hacen sel vagon una batucada y los "faquires" que llevan en una playera vidrios y dan marometas... Muy desagradable

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)