viernes, 24 de enero de 2014

La mítica especie de los cazacocteles


Cazacocteles: Dícese de la persona que está al pendiente de cualquier presentación de libro, evento cultural o conferencia que haya en su ciudad para asistir y, al finalizar, arrasar con todo lo que den (vino, volovanes, agua, papas, aceitunas o cacahuates).

Los cazacocteles desarrollan una especie de sexto sentido para saber dónde va a estar bueno el banquete después de la presentación de un libro. Son míticos entre los escritores: llegan muy bien vestidos (puntuales a la cita, eso sí), aguantan todo el discurso y los más sinvergüenzas hasta preguntan cosas. Luego, sin comprar un ejemplar de lo que presentaron, se alistan en la mesa de los bocadillos para devorar lo que se les presente. No tienen empacho en robarse tres canapés con una mano mientras con la otra piden más vino. En Oaxaca (ciudad cultural) hay como cuatro muy bien identificados, según me cuenta mi amigo Luis Amador.

El miércoles reconocí a uno. Lo ví llegar, de corbata y con un montón de papeles bajo el brazo que le daba un toque intelectual. Cuando los presentadores hablaban, se rascaba la barbilla. Cuando aplaudía la gente, él también aplaudía. Es famoso en las presentaciones de la colonia Condesa.

Estuve encargado de servir bocadillos y copas de vino. El cazacocteles se paró junto a mí. Agarró diez bocaditos en toda la noche. Siete brochetas de aceitunas. Como seis copas de vino. Cacahuates, mezcal. No tenía empacho de llenarse las manos con todo lo que había. De repente se iba a sentar con su botín y a comer, que se acaba.

Me llevé a mi hija Karinita a que me ayudara. Ella abría la botella de vino y el cazacocteles se paraba al refill. Ella abría la botella despacio y el tipo babeaba. Y luego tomaba.

Karina me decía:

- Oyeeeeee ¿ese wey qué onda?
- Es... es... ¡es un cazacocteles!
- ¿Y qué hago?
- Nada. No hagas nada, déjalo comer. Nos dará para muchas pláticas y a lo mejor hago hasta un post de él

Y eso hice :O

8 comentarios:

  1. Cazacocteles? Pues en el lugar donde yo naci, se les llama gorrones. Ustedes citadinos y sus adjetivos rimbombantes para sentirse civilizados, ja! ;)

    Saludos K

    ResponderEliminar
  2. Yo también los conozco con el nombre de gorrones.
    ¿De verdad tienes una hija? ¿O es el nombre que se le da en la metrópoli a las ayudantes jóvenes?
    Minervita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero estos gorrones son de caché. No se meten en las fiestas de las casas sino que van a los eventos cultos. Karinita es mi hija adoptiva ya platicaré de ella.

      Eliminar
  3. Ohhh, yo los conocía como colados :P
    Gorrones será lo mismo que gorroso?....
    Saludos Memo :)

    ResponderEliminar
  4. Creo que la palabra colados es más vieja y más indicada que gorrones, ya que se refiere a las personas que se cuelan en las fiestas sin ser invitadas, y comen y beben hasta quedarse ahítas..

    Un gorrón puede ser alguien que a la hora de pagar un boleto, o comida o lo que sea, dice que se le olvidó la cartera o que no trae cambio y después te paga.. No, gorrones no es lo mismo que gorroso. Que yo sepa,. gorroso es alguien o algo muy molesto,
    Saludos
    Minervita

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja si aca en Oaxaca pasa mucho ... Alguna vez fui uno de ellos jajajajajajaja todo sea por amor al arte y a los mezcales

    ResponderEliminar
  6. En los eventos de PR esto pasa todos los días. Por lo regular vienen representando a medios como: información.com, periódico la verdad y revista inovación.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)