viernes, 14 de febrero de 2014

¿Jugamos a los narcos?

Mi cuate Fer, que trabaja en el Instituto, viene de Nogales. Orgulloso ciudadano sonorense, habla como norteño, cada vez que puede dice "Ahhh, extraño unas coyotas" o usa palabras que nadie en el DF entiende como "Bushona" (para referirse a algunas mujeres).

Hoy platicaba una cosa que todos los chilangos alrededor no entendíamos. Si algún lector anda por allá, perdonen mi perplejidad:

- Nooo, cuando éramos morrillos jugábamos al narco, pues - léase con tono del norte
- O_o ¿Eh?
- Sí, jugábamos a que teníamos que pasar yerba al otro lado, pues, agarrábamos hojas de bellota y las hacíamos paquetito
- ¿Que cómo quéee?
- Si pues. Luego nos subíamos a la bici y allá del otro lado se ponía otro vato que era el policía ¿no? Y pues uno tenía que esconderse muy bien la yerba en la ropa
- Jajajajaja ¿y luego?
- Pues te hacía bajar de la bici y los demás contábamos "¡unooo, dooos, treees, cuaaatro, cincoooooooo!" mientras te revisaba
- ¡Noooooo!
- Y si no te encontraba el paquete, pos te pasabas. Ganaba el equipo que más mota pasaba

En mis tiempos no había eso :-P

2 comentarios:

  1. Pues de que generación es tu amigo? Jajajaja que originales!
    Pero estarás de acuerdo que hasta entre nosotros los norteños, hay diferencias en el acento :P no habla igual alguien de Chihuahua, a alguien de Sonora, a alguien del merito Monterrey ♥ y así :P

    Saludos! :)

    ResponderEliminar
  2. Que chistosa anéctoda, aunque también demuestra lo arraigada que esta la cultura del narco en nuestra sociedad desde hace mucho tiempo :(

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)