martes, 15 de abril de 2014

Dos crímenes + Doña Rosa


Escena 1:
Hace como un mes Doña Rosa, la señora que me ayuda a la limpieza en casa, estaba acomodando mis libros y me dijo:

- Oiga joven, présteme un cuento
- ¿Un cuento?
- Sí, un libro de cuentos, usted tiene muchos
- Mire, agarre este, si lo va a leer

Le di "Dos Crímenes" de Jorge Ibargüengoitia. "Si lo va a leer, se lo regalo" le dije.

Escena 2:
El sábado pasado Doña Rosa estaba limpiando la sala y yo estaba acomodando ropa. Me dijo:

- Ese Marcos era tremendo
- ¿Eh?
- Eso de echarse a la señorita Lucero, y a la Chamuca. Y a la mamá: se ve que tenía lo suyito
- ¿De qué habla?
- Del libro que me regaló

Acto seguido me contó -como si estuviera contando una telenovela- cómo se dio cuenta que la mala era Lucero y cómo Marcos -el Negro- se hubiera esperado unos días más para enterarse que era el heredero universal. Y que fue una gran tragedia que el papá de Lucero no se diera cuenta que el jorongo que traía puesto era el de Marcos. Me preguntó qué era la creolita, si el agua zafia existe y me platicó cómo se hace el tamal de cazuela.

Yo estaba maravillado pensando cómo una novela de Ibargüengoitia escrita hace muchísimos años pasó de mi casa a la casa de Doña Rosa y me la imaginé, a sus 70 años de edad, leyendo a la luz de un foco de 60 watts. Y cómo en su mente iba recreando cada escena :O

Al final me dijo "ay joven, pero tiene sus partes eróticas". Creo que el sábado le voy a regalar "Estas ruinas que ves" :D



2 comentarios:

Ustedes hacen el blog :)