miércoles, 11 de junio de 2014

La vida sin Facebook: Crónicas desde el exilio


*Memo saca sus notas*

Okeeeey. Dice aquí mi nota de hace dos semanas que cerré mi Facebook. Una semana después cerré la página de Idos de la Mente. Tengo otra nota en la que dice que @Abitonix me reclamó:

- ¿Por qué cerraste tu Faceboooooook? ¡Era divertidooooo!

Tengo otra nota de hace dos semanas en la que mi mamá me preguntó (cosa rara):

- ¡Cerraste tu Faceboook! ¿Cómo que cerraste tu Facebook? ¿Estás bien?

Mejor que nunca, mamá, sé que vas a leer esto:

Pondré contexto: yo era el más Facebookero del mundo. Por cuestiones personales lo cerré y comencé a sacar notas de lo que ha pasado por mi mente cada día. Los primeros días de abstinencia fueron horribles. Pasada una semana, me di cuenta que no pasaba nada malo. NADA malo. Un día llegué a trabajar y me pregunté:

- ¿No se me olvida algo? No, pues no.

A los 10 días de exiliarme, trabajé 4 horas seguidas revisando un texto. Hoy puedo escribir de corrido sin distraerme con otra cosa, lo cual ya es un logro. Pasaron varias cosas en medio:

- Me aislé de mis amigos
- Mis amigos cercanos comenzaron a buscarme y comencé a escribir correos, en vez de mandar mensajitos.
- Un día olvidé el celular en casa y no me regresé por él <--- ¡ajá! Pos si tengo teléfono en la oficina para una emergencia
- Comencé a usar el espantoso Whatsapp para comunicarme con mi equipo en el trabajo. Lo odio.

Definitivamente el cerebro comienza a trabajar de manera diferente. Es un cambio perceptible ¿tengo un pendiente? lo atiendo de inmediato ¿tengo que pagar algo? Voy y lo hago sin demora.

He sacado algunas conclusiones:

1) El cerebro se rebela: todos tenemos un distractor. La comida, Twitter, el cigarrito, la plática: el chiste es ubicarlo y neutralizarlo para concentrarnos
2) No se pierde contacto con tus amigos cercanos: siempre hay manera de encontrarse
3) No es necesario saber qué pasa con los demás a cada segundo ¡además es estresante! A veces me quedaba pensando qué era lo que ocurría con los demás. Hoy digo ¿y a mí qué chihuahuas me importa?
4) Me rinde más el tiempo: un día me sorprendí pensando más de 15 minutos qué contestar a un comentario que me dejaron ¡15 MINUTOS! Es demasiado.

Contras:

1) Me divertía mucho. Es lo que más extraño
2) Extraño a gente con la que conversaba ocasionalmente
3) Me cuesta más trabajo saber qué es lo que pasa con el mundo. Lo sustituyo con una buena dotación de RSS

Creo que se puede hacer un buen plan para dejarlo. Sigo con mi cuenta alterna que casi nunca uso, donde tengo a mis 3 conocidos más cercanos incluido mi editor. Son el equipo base para trabajar. Acepto que es mucho más sencillo para mandarnos cosas: un mensajito ocasional, una foto o un "¡Te encargo tu textooooo!"

La mayor ventaja es que regresé a bloggear, cosa que ya no estaba haciendo :)

13 comentarios:

  1. Se entiende lo de tu perfil personal, pero por qué la fanpage???? NOOOOO!!! Que regrese idos a face! :(

    ResponderEliminar
  2. Sii! Extrañábamos que escribieras en el blog.

    ResponderEliminar
  3. Yo también me la paso enterándome de noticias e idioteces por el Facebook. Aún así creo que tienes razón: Hoy en día es fácil confundir una enajenación informática con una necesidad.

    De todos modos está más chido tu blog :D.

    ResponderEliminar
  4. Me dió curiosidad: ¿Por qué el espantoso whatsapp? ¿Qué no te gusta de él?

    Saludos
    Joako

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta, precisamente porque la gente piensa que estás disponible en todo momento : / Es como un messenger eterno y crea más problemas de los que parece "No me contestaste luego luegooo", "Ya lo visteee", "Estabas conectado a las 9, no me digas que no estabaaaas". Ugh.

      Eliminar
    2. Sí, eso del doble check fue una mala idea

      Eliminar
  5. Yo cerré mi cuenta personal por mas de un año, regrese porque no me enteraba de lo que pasaba en la escuela, nos avisaban por facebook. Puedo estar semanas y meses enteros sin entrar, solo checo las notificaciones, si no hay nada importante, no entro. Yo también sufrí el de abstinencia pero regrese a mi pasatiempo favorito que es leer y me encanta. Gracias por escribir mas.
    Ana

    ResponderEliminar
  6. Hola Memo! Yo me salí de facebook por una semana y me sentí tan bien y concentrada que pensaba ya no regresar. Pero de cierta forma Facebook es un vínculo con familia y amigos que viven en otra ciudad, así que regrese, borre la app de mi celular y según yo me iba a limitar a solo 20 minutos al día... lo cual es muy difícil de cumplir ya en la práctica.
    Creo que eventualmente lo volveré a borrar, pues como dices de repente me sorprendo pensando en tonterías que la gente publica y que solo ocupa espacio mental donde podría haber cosas mucho más interesantes.

    :)

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué ya no actualizas el blog? ¡Era divertidooooo!

    ResponderEliminar
  8. con razón mendigo!!!! y ahora como me comunico contigo?

    ResponderEliminar
  9. Sí, la verdad que nuestro cerebro sí se ve afectado y también nuestros hábitos, pero de todas formas es necesario que encontremos el equilibrio.
    Yo utilizo el facebook para leer noticias y por temas de interés que tengo, por eso no lo cierro. Pero sí tuve que quitar de mis noticias a mis amigos porque actualizan a cada momento. Aunque es bueno que tengas el blog, me gustan tus anécdotas tan interesantes, amenizan los días.

    ResponderEliminar
  10. Yo quisiera sabear, realmente quiero saber, cómo te enteras de los eventos de tu ciudad? Es lo único que no he podido reemplazar de Facebook.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)