jueves, 26 de junio de 2014

¿Qué usted no baila?

La festejada y el papá

Fui a Veracruz porque mi querida Stephany se recibió de doctora. Fue una fiesta de graduación como con 2 mil personas (en serio) en donde todos iban vestidos según la etiqueta veracruzana: es decir, como caiga. Unos iban de guayabera, otras locas con vestidos como el de arriba, unas con short metálico, otras como sirenas y algunos íbamos de corbata y pantalón de vestir. Como no llevaba equipaje y no encontré zapatos, me llevé unos tenis. Antes de que nadie lo notara le dije al grupo con el que iba:

- Antes de que piensen que soy un naco, traigo tenis. Pero están limpios.
- Eres un naco -me dijo Steph
- No le hace -me dijo su novio Carlos- nadie lo va a notar

En efecto, entre tanta gente nadie lo notó :P

***

Nada me da más tristeza que ver a las mujeres sentadas con su pareja, aburriéndose como ostras. Le dije a Edwin, un cuate que estaba en mi mesa:

- ¿Qué? ¿No bailas?
- No, no bailo, a menos que esté muy borracho
- ¿Y tu novia Yara?
- Ella sí baila

Voltée a ver a Yara y me vio con ojos de "yo si bailo". Pues a bailar.

Mi madre santa me dijo cuando era muy pequeño "aprendes a bailar, o te vas a quedar sentado siempre en las fiestas". No aprendí muy bien, pero sé moverme con la música. Además me basta con ver cómo lo hacen los demás para imitarlos como changuito.

Las fiestas mexicanas son todas iguales en el Estado que sean: un poco de cumbia, un poco de merengue y norteñas. Bailes de moda como el Gangnam Style, bailes clásicos como "Ehhhh, mi amigo Sharly Brooown" y bailes con coreografía. Todas me las sé.

Bailaba con la mamá de Stephany y con sus tías. Lo bueno de saber bailar es que uno no tiene que quedarse en la mesa todo el tiempo y definitivamente es más divertido.

Bailé luego con Luz, la amiga de Stephany y sonó "No rompas más mi pobre corazón".

- Ehhhh ¿te sabes esa?
- Yes que yes
- ¿De verdad? ¿Y no me vas a pisar?
- He ido a muchas fiestas

Me la sé con los ojos cerrados y no me equivoco. Sonó una cumbia y seguí bailando con Stephany. Sonó una norteña y daba saltitos en bola. Había unos que se hacían pelotas y usaban el truco clásico de quedarse parados y cantarla con una botella en la mano, como borrachos de cantina. Parecía que declamaban poesía.

- Bailas como chilango -me dijeron
- No sé bailar de otra manera
- Acá se baila así -y daban vueltas como trompo
- Er... a ver, lo intento

Al final de la noche ya bailaba como jarocho :'B

3 comentarios:

  1. Jajajaja entonces ya se recibió el perro rojo, muchas felicidades a Sthep y que bueno que hayas venido a Veracruz, ya lo dijo el Papa con la soga al cuello.. solo Veracruz es bello (te lo dice un veracruzano, cuñao).

    Saludos Memo xD.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita foto y bonita fiesta, pero yo soy más de las que no bailan, la verdad.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco bailo pero mi vestido era tan grande que nadie notaba lo mal que me movía :P

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)