martes, 1 de julio de 2014

Europa

Cuando uno ve en su mente la preparación de un viaje, digamos a Alemania, te imaginas meses antes haciendo una lista de las cosas para llevar: chiles cuaresmeños, unas tortillitas, sandalias, rompevientos, un poncho para la lluvia. Cosas realmente útiles.

También te imaginas tomando clases del idioma del país al que vas a visitar:

- Repite conmigo: "Grüß Gott!"
- Grúgol
- No no "Grüß Gott!"
- Grugóoool

Desde hace unos meses andaba planeando ir a Europa: hace dos meses compré el boleto de avión, hace mes y medio reservé hotel, y hace un mes me di cuenta que le estaba haciendo al desarrapado porque no tenía ni pasaporte. Apenas ayer lo saqué.

Si todo sale bien, dentro de una semana exactamente estaré en el aeropuerto de Madrid. Haré varias escalas y creo que me tocará ver la final del Mundial en Francia (¡vamos Colombia!).

De los preparativos, ni hablar: no tengo nada. Compré una maleta que sigue vacía en mi estudio, tengo mil pendientes que no sé cómo conciliar (true story: tengo que mandar a imprenta 44 libros para agosto). De francés no sé decir ni quesquesé, y no he planeado ni lo que voy a hacer.

Por razones de trabajo, y algunas razones personales que me están pegando realmente desde hace unas semanas, este es el viaje más difícil que me ha tocado preparar. Todo está en incertidumbre.

Sin embargo tiene la ventaja de que como no sé nada, todo lo que vea va a ser bueno. No soy una persona que compre cosas, ni que viaje con un maletón loco. De lo que sí estoy seguro es que me voy a parar abajo de la Torre Eiffel y pensaré:

- Para alguien que era vecino de los Ángeles Azules, esto no está nada mal.

Les aviso. Y trataré de mandar algo desde allá. O tal vez no y acabe en un bar de España tirado de borracho. De igual manera ahí les platico : )

5 comentarios:

  1. Es muy pronto, qué emoción, pero ¿apoco eras vecino de los ángeles azules? ¿en serio?
    Ojalá termines todos tus pendientes pronto para estar 100% libre.
    Que lo disfrutes y escribe desde allá a dónde vayas.

    ResponderEliminar
  2. Que chingón :')

    Llévate unas botellitas de mezcal y tequila (si se puede, wink, wink) , para tener ayuda extra a la hora de socializar y si te quedas sin varo, las vendes a precio de importación (wink, wink de nuevo) .

    Tomas fotos, métete a baresitos raros y cuéntanos como te va a los que somos pobres, pobres.

    Algún diaa, Alejandra, algún día!

    Dream on!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algún día Alejandra. Generalmente no pongo estas cosas en el blog, pero créeme CRÉEME que si había alguien en el universo con pocas probabilidades de viajar, era yo. Vengo de una familia con muchas carencias (muchísimas) y ve: ni siquiera me la creo :0

      Un abrazo enorme

      Eliminar
  3. Buen Viaje Memo, toma muchas fotos y no dejes que las francesas te quieran raptar....

    ResponderEliminar
  4. En varias ciudades de Europa existe un concepto chido de tour. Llegas a un punto de reunión en un algún lugar céntrico de la ciudad y a la hora pactada, los incautos que se juntan empiezan a recorrer a pie lo más relevante de la ciudad con guías que no te pueden cobrar, solo viven de la propina que les quieras dar, si al final no te gusta, te haces wey y te desvances misteriosamente, pero ya sabiendo donde esta lo más chido. A los guías sólo les queda esmerarse por que el recorrido sea lúdico-informativos, casi siempre hay en español, sino, de cajón en inglés. A veces de ahí sale el peine pa conocer gente en la extraña ciudad ;P

    Seguro encontrarás sus folletos en los hostales/hoteles, pero este es su sitio: http://www.neweuropetours.eu/es/

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)