miércoles, 6 de agosto de 2014

¿Me ayudas por favorcito?

Tengo una amiga que es muy generosa en su trato. Ayuda muchísimo, se desvive, es atenta y amable. Pero cuando se le atora un problema, pide sin misericordia XD La primera vez que le eché la mano pensé que era un poco abusona, pero luego entendí que pide exactamente lo mismo que da: todo. No hay medias tintas, todo lo quiere bien y en forma.

En cuanto entendí eso, se formó una bonita relación de trabajo.

Creo que en México estamos muy acostumbrados al "¿Me ayudas por favorcito?" y si las cosas no salen como uno espera, la excusa es "pues es que me hizo el favor, ni modo de exigirle". El estilo de mi amiga es "Te exijo, pero yo te ayudo de la misma forma, es justo". Suena duro pero es... justo.

He visto muchos proyectos irse al caño por eso. Sobre todo en el ámbito editorial y moneril: digamos que me toca editar una antología en la que intervienen varias personas y en la que no se va a ganar nada más que tener una buena publicación. Es dificilísimo estar arreando gente que -aunque se comprometió en un principio- al final no responden como tú esperas. Y todo se diluyeeeee.

No lo entiendo :S

Justo ahora estoy armando una exposición en... un lugar lejano (ya les contaré cuando se inaugure). Hay que hacer mucha chamba y estoy dándole durísimo; no voy a ganar un peso, pero será un escaparate para algunos artistas mexicanos. Me gusta la idea de hacer cosas que nadie ha hecho, me gusta que la gente de otros países digan "ah no mames, en México están trabajando bien". Me gusta saber que con un poco de organización se pueden lograr cosas buenas y que todos quedemos como profesionales.

Pero todo se diluyeeeeee.

Eso me pone a pensar ¿en realidad somos profesionales o estamos atenidos a "si no voy a ganar dinero no hago nada"? A veces me gustaría que la gente respondiera con el mismo entusiasmo con el que uno hace las cosas y dijera "sí, sí le entro, viva México, yiajajajai"

Pero para que este no sea un post de pura queja, pongo un bonito video de... er... un producto japonés que sirve para... er...


4 comentarios:

  1. Creo que estamos mal acostumbrados a "esperar" algo a cambio en sentido financiero cuando entramos a un proyecto que requiera nuestro FUAA, sin embargo hay poca gente como tu que le gusta dedicarse y dar el 100 que independientemente del resultado, es la satisfacción y la experiencia lo que llena y beneficia a uno.

    Amé el comercial jajajaja

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Aquí la gente es menos reacia a colaborar si "les hablas chido". Es triste y no debería de ser así, pero siempre opto por crear algún vínculo no laboral que los haga querer ayudar porque "ese muchacho es buena gente", por eso siempre ando viendo qué de sus escritotios delata sus gustos para cotorrear al respecto. Si no te quejas un poco en el bló pues... ¿dónde más?

    ResponderEliminar
  3. También están esos casos dónde le piden ayuda a uno y comienzas a hacerlo y la persona que te pidió ayuda comienza con:
    - NO!, así no!
    Lo cambias y te dicen:
    - NO!, así no va!

    y se la pasan:
    -NO!, está mal!
    -Así no!
    -Eso no es así!

    Hasta que te hartas y les dices:
    -Bueno! pues entonces hazlo tú, todavía que te estoy ayudando!

    Y todo porque no te explican bien, o les preguntas cómo, y ni ellos saben que es lo que quieren.

    Joako

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)