viernes, 22 de agosto de 2014

Pase usted, señor (II)



Los distinguidos personajes que visitaron mi trabajo en la semana fueron nada menos que el Rector de la Unam que llevaba de invitado de honor a Pedro Aspe, al director de Conacyt, al director de Nafin, inversionistas, empresarios, el séquito de acompañantes y 70 tipos que iban a ver cómo trabajamos. Oh la lá.

Debo decir que todo salió a la perfección y que es la primera vez que hago una cosa así: manejar una agenda enorme, con cronómetro, para apoyar los proyectos universitarios. Nos llevamos puro halago : D

***

Pero quería hablar de otra cosa que está relacionada:

Hace poco organizamos una conferencia con un investigador de la Unam que inventó una cosa bárbara para eliminar las plagas de los cultivos. Pero una cosa tremenda, que hizo que la exportación de mango subiera del 12 al 20%

No fue sencillo, nos explicó que tardó 12 años en echar a andar la empresa. Las dos grandes dificultades fueron:

1) Registrar el producto (cosa que nadie sabe a ciencia cierta cómo se hace)
2) Convencer a la Unam que él quería hacer una empresa basada en ese producto.

Registrar el producto es echarse un clavado en las patentes, en los derechos, en abogados y en miles de cosas que un investigador no sabe muy bien cómo se hace. Como ejemplo nos dio los repelentes de moscos ecológicos que venden al menudeo en las zonas tropicales: tal vez sean buenos pero nadie los registra, así que se hacen de manera artesanal y vendiendo unos cientos de botellitas. Aunque la intención es vender millones de botellas.

La segunda dificultad fue convencer a la Unam de que ganar dinero no es un pecado: suena raro, pero el espíritu universitario es mejorar a la sociedad. Pero si se gana dinero de eso ¿está mal? Pos no: es solo que el capitalismo es una cosa estigmatizada en la Universidad. Pero si se crea una empresa que genere ganancias y que sirva para ayudar a los campesinos ¿no está bien?

***

Como enseñanza me quedé con dos cosas:

1) Tal vez la inversión privada en proyectos que mejoren la calidad de vida suene a PeñaNietismo. Sin embargo, a veces no queda de otra. Uno tiene que ser muy ético en saber para hasta dónde ceder. No me queda la menor duda que pedir cosas éticas a los diputados es imposible (ja ja ja ja) pero para eso están los universitarios.

2) Conozco miles de casos en los que los trámites son la principal traba para que avance un proyecto. Nadie se quiere meter con papeles, formas de registro, pelearse con abogados: pero no hay de otra. O le sabes al papeleo o no avanza.

La visita de los inversionistas que les contaba tuvo esa intención: echar a andar proyectos de tecnología mexicana. Y realmente me siento orgulloso de haber aportado algo para que sucediera :)

5 comentarios:

  1. Enhorabuena!, en México se necesita más inventiva que al final de cuentas es lo que nos podrá llevar a ser un país de primer mundo. Y creo que en la escuela podrían alentar a los niños a esto, no nada más enseñarles los nombres de los ríos, sino cosas que nos servirán en nuestra vida como el ser innovadores, y aprender de estos líos de los trámites con el gobierno, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Es increíble, felicidades por tan buena aportación. No puedo creer que el director del CONACYT! WOW! La verdad es que para ellos también debe ser un honor trabajar de esa manera, me da mucho gusto.

    ResponderEliminar
  3. Wooow Memo, felicidades con razón estabas trabajando de sol a sol en la oficina, pues claro que merecías y mereces esas felicitaciones. Te codeas con la crema y nata de la ciencia.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que bien! A final de cuentas los países tecnológicos son exitosos porque crean y desarrollan conocimiento, los que manufacturamos nunca llegaremos a sus niveles sino nos ponemos igual de emprendedores.

    ResponderEliminar
  5. http://www.impi.gob.mx/QuienesSomos/COMUNICADOSPRENSA/IMPI_013_2013.pdf

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)