jueves, 4 de septiembre de 2014

Cerati


A Cerati le entré tarde y de ladito.

Viví toda la época del rock/pop en español de los 80: La Unión, Los Toreros Muertos, Caifanes y por supuesto Soda Estéreo. Aunque de grupos argentinos me gustaban más los Enanitos Verdes (tal vez porque con mis ahorros fue de los primeros discos que compré). Cerati se levantaba como el líder de la banda más intensa de ese momento y así lo reconocíamos todos.

En México había pocas estaciones de radio que pasaran rock: primero estaba WFM y luego Radioactivo. Yo sufrí los embates de la crisis económica, y de discos nada: me crié con la radio. Más o menos por el 93, que fue cuando sacó su disco de Amor Amarillo, yo estaba en la universidad y oíamos la oleada de Brit Pop (¡porque oir música en inglés era cool!). Luego vino otra crisis económica y los conciertos que iba a ver eran gratis o casi regalados: La Lupita y La Cuca en CU, o bandas de rock urbano en el deportivo Pantitlán.

Era evidente que prefería dar saltos y aventarme en la arena que comprar a Cerati.

Pero pasó mi etapa turbulenta y le entré a su disco Bocanada. Luego al Siempre es hoy.

No tuve muchos amigos que lo escucharan, hasta entrados los dos miles, pero sé reconocer sus canciones. Ni modo que no supiera, por ejemplo, cuál es la de Adiós. En alguna lejana juventud me tocó cubrir un evento y ahí estaba él. Ni me le acerqué, imponía muchísimo. La única vez que lo vi a menos de tres metros.

Pues ya. Adiós Cerati. Sé que quedará como una leyenda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ustedes hacen el blog :)