domingo, 21 de septiembre de 2014

Rockabilly


Por un encargo periodístico (que consistió en que Jairo Calixto me diera la orden de "vete a una tocada Rockabilly y quiero una crónica buena" <--- así mero) le pedí a Daniela Alcalá, veterana en esta escena en México, que me dejara seguirla toda la tarde. Todo lo grabé en video que editaré apenas tenga tiempo (ahí les aviso).

Como me estoy guardando para el artículo de Milenio, calentaré la mano con un breve post y al final les pongo una sorpresa. Mientras...

**


La cultura rockabilly tiene dos grandes tabúes:

1) NO están disfrazados. Viven así todos los días
2) Ni se les ocurra decirles "ahhh, son como Vaselina" porque se arriesgan a un derechazo en la mandíbula. Bueno, exagero, pero sí es una cosa que no se les debe decir :P

Simplemente, están en esa época. El guardarropa de Dany se compone de vestidos con corte retro, mascadas, zapatos onda old school. Oyen música de los Stray Cats y bailan que da miedo. Se divierten muchísimo y no puedo decir que sean unos borrachales (como yo). En fin:

Llegué a casa de Dany y Javier, su novio y amigo mío, como a las 5 de la tarde. Vi como se maquillaba impecablemente, se hacía un peinado que ni mi mamá podría (Victory rolls, que le llaman) y se arreglaba para quedar súper girly <--- término que aprendí ayer. Tardó tres horas en todo el proceso y quedó como de fotografía :0

Cenamos en el Be Bops Diner, un lugar ambientado al estilo cincuentero donde se reunió con sus amigos. Me sentí fuera de la jugada: todo en ese lugar es pura nostalgia. Y ahí entendí lo que Dany me platicaba: mientras ella y sus cuates encajaban perfectamente, en la mesa del fondo estaba un chavo vestido como Elvis y varias amigas al estilo Vaselina, incluyendo a una que se sentía Olivia Newton John. Se notaba la diferencia: era como ver caricaturas frente a los originales. Una banda tocaba canciones de los Teen Tops y todos bailaban. Yo, de a seis.

(Paréntesis cultural)

Mi mamá se esforzó por hacerme bailar desde que era un niño. Pasábamos las tardes oyendo a los Locos del Ritmo y me explicaba cómo era "el jaloncito" que se debe dar para indicarle a una mujer que viene una vuelta. Aprendí bien (o eso pensaba, hasta ayer) así que cada vez que oigo rocanroll se me mueven las patas: yo soy de los que no se quedan sentados en una fiesta, aunque sé que no muevo el bote como se debe. Pero por lo menos me muevo :P

(fin del paréntesis)

Comimos hamburguesas (¡hay de portobello!) y Dany pidió malteada. Qué encanto :D Luego a bailar todos.


A las 10 nos fuimos al Pasagüero ya que había una tocada. Conocí a los Teddy Boopers, un grupazazazaso que puso a bailar a todos. Platiqué un rato con ellos y ya programé una entrevista :D

Ahí me di cuenta de una cosa que Dany ya me había explicado. Hay rockabillies auténticos y chicas que se ponen el vestido de su mamá para ir a esas tocadas. Es lo común en todos los movimientos: hay quien está metido y los wannabies. Si yo fuera, por ejemplo, a una tocada de metal sería muy ridículo si me maquillo y me visto con estoperoles. O si fuera a una tocada de reggaetón, pos no voy a ir con los pantalones en las nalgas.

Lo mismo pasa acá: un fleco de Elvis no te hace rockabilly y tampoco un vestido de bolitas ¿Un grupo exclusivo? tal vez. Pero es lo más común, y pasa desde el rock hasta el arte, así que tampoco hay que ofenderse. Me eché cinco cervezas, que con la bailada ni se me subieron :P




Conocí también a Irlanda Castillo, amiga de Dany que parece transportada en el tiempo. La sorpresa que les prometí es un baile de ella (hiptonizante) grabado en el Be Bops.

Parece que tiene pies de hule O_O Tengo buen material de todo, así que prometo actualizar lo que haga sobre este tema:




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ustedes hacen el blog :)