domingo, 12 de octubre de 2014

Los creadores y el dinero

Pongo este dibujo de Yorko porque me pareció bonito :P

Como dije, con el texto anterior nomás estaba calentando mano :P Igual, como dije, su usted no es muy apasionado de este tema, prometo que pronto regresaré a mi programación habitual :)

Hace unos meses asistí a una mini mini convención de moneros en el Cómic Rock Show. Era de "los moneros pobretones", dicho eso de manera sarcástica porque muchos de los que estaban ahí ya tenían sus buenos años publicando.

En una mesa, Carlos Ostos a quien no tenía el gusto de conocer, dijo: "El problema es que nosotros -a finales de los 90- nos aventamos a hacer cómics como pudimos. Cometimos muchos errores y ahora vemos con sorpresa que los moneros actuales los siguen haciendo". Yo desde la butaca pregunté "¿Y por qué no pasan ese conocimiento de alguna manera?"

Alguien dijo "porque no se dejan". Siga leyendo si le interesa:


1
El tiempo de la creación
Vamos a pensar en un ritmo de trabajo ideal para hacer un cómic: 28 páginas en un mes. Eso quiere decir que pueden hacer una página diaria. Yo he tenido moneros trabajando en mi casa y eso hacen -dibujando y entintando- y es una friega.

Pero un día platicando con Raúl Valdés me dijo que en Marvel a veces les piden que todo el cómic se lo echen en, digamos, 15 días. Y si es un bomberazo, en 10.

Hagamos cuentas:

Si una jornada de trabajo ardua es de 12 horas diarias, y sacan una página, eso quiere decir que necesitan 336 horas para sacar 28 páginas resueltas (sin diálogos, o colores). Si la calidad del dibujo va aflojando, o por el contrario, el monero es muy virtuoso, esas horas bajarían. Pero para poner un ejemplo bueno, esas 336 horas de nalga no se las quita nadie. Ahora bien: si tienes la presión de entregar en 10 días, y trabajas 16 horas diarias (yo lo he hecho), necesitas 160 horas para sacar un cómic mas o menos decente. Pero eso es trabajando duro y durmiendo 8 horas, comiendo frente a la compu y con alguien ayudándote a limpiar tu chiquero ;D

Lo del chiquero no es broma: he ido a estudios que parecen muladar porque no hay tiempo ni de llevar la ropa a la lavandería.

2
Paréntesis: estudio de mercado
Animado por un trabajo que me hizo una amiga, hace unos meses mandé hacer un estudio de mercado con una compañía externa (que no tiene nada que ver con el medio) para saber cómo estaba el cómic nacional. Así nomás, esa fue mi instrucción y por la que aflojé lana de mi bolsa: "díganme cómo está el mercado del cómic, según lo que puedan investigar". No les di más datos, hicieron el ejercicio como si uno de sus clientes quisiera sacar un cómic y quisiera ver cómo estaba el terreno.  Su conclusión fue esta:

1) Es difícil encontrar cómics nacionales en puestos de revistas al lado de cómics extranjeros <--- ya lo sabíamos todos
2) Hay algunos nombres que destacan y que se repiten <--- ya lo sabíamos todos
3) Hay un gran número de cómics en internet que -aparentemente- no reciben retribución alguna. Algunos tienen su tienda virtual y otros no.
4) Es más sencillo encontrar cómics nacionales en las librerías

Sacaron otras conclusiones, pero esas no las voy a contar por el momento.

Extrapolando: en todos los movimientos artísticos hay una pequeño grupo de creadores que pueden vivir exclusivamente de su trabajo (pensemos en los escritores: hay muy pocos que viven de vender sus libros, y aquí entra desde Carlos Cuauhtémoc Sánchez hasta Rowling). La mayoría publica y tienen material a la venta, pero con un trabajo alterno que es el que paga las cuentas. Otros viven para su trabajo alterno y esporádicamente sacan un libro cada 4 años (o sacan uno en toda su vida).

3
¿De qué vive el monero?
Sin contar a ese pequeño grupo que vive de dibujar, el comiquero promedio tiene un trabajo que la mayoría de las veces tiene que ver con su profesión artística. Son diseñadores, ilustradores en agencias de publicidad, colaboran en revistas, hacen storyboards. Hay casos raros, como Juanele ¡que es físico! y conozco alguno que es maestro. Hay otros que abren su propia agencia de ilustración para dar soluciones a empresas. Otros son freelances.

Calculemos: si su trabajo fijo le lleva 8 horas diarias, gasta dos o tres en ir y venir a su casa, llegando se sienta frente a la compu, y se propone darle duro a la dibujada, le quedarían 4 horas diarias para trabajar en forma. Para sacar un cómic decente, tardaría 84 días en hacerlo. Casi tres meses para sacar una creación propia.

Para ayudarse, algunos piden el apoyo de becas gubernamentales: 8,542 pesos al mes, que les ayuden a tener un trabajo de medio tiempo, durante un año, y puedan dedicar unas 9 horas diarias a la creación. Lo que hace la mayoría es trabajar desde su casa, sacando chambas con recibo de honorarios, y dedicarse a trabajar su proyecto. Pero cuando se acaba la beca ¡piu! a regresar a la realidad. Ese dinero se puede ir para mejorar su material: más tintas, mejores compus; o irse directo a necesidades básicas: pagar la renta o los tacos de cada día. Esa es una realidad para todos los becarios, sean moneros, fotógrafos, escritores o pintores.

Como obtener la beca no es una cosa segura, al parecer la mejor fórmula para un monero es tener un trabajo estable y dibujar cuando se pueda. Sabe perfectamente que no va a vivir de vender cómics, pero cada año hace uno o dos que le salen bien. Otros optan por irse al modelo "tira periódica": ocho o doce viñetas por semana y cuando se tienen suficientes, se publican en forma de libro (pensemos en Betinorama). Otros más se juntan con amigos y hacen antologías (pensemos en Planet Western). Aún así no es suficiente para vivir: si su cómic costara 50 pesos, y le ganaran la mitad, necesitarían vender 4800 al año de manera constante para mantenerse.

4
"Es mi cómic, mío mío"
Cuesta tanto trabajo hacer un cómic en México, que el monero tiene que echarle muchas ganas para sacarlo. Esa es su penitencia.

Si alguien me dijera: "mira Memo, te vas a matar durante tres meses por un trabajo que al final nadie sabe si vas a vender y que tienes que pagar tú solito. Pero tienes que echarle ganas porque hay otras 80 personas haciendo lo mismo" yo diría una de tres cosas:

1) "Estás orate"
2) "Okey, si voy a hacerlo yo, y no sé si lo voy a vender, pues que quede como yo quiera aunque esté fumado ¿ok?"
o
3) "Bueno, si de todos modos me voy a matar haciéndolo, voy a pedir ayuda de otros que ya hayan pasado por el mismo camino para tratar de que se venda".

La solución es lógica: yo me iría por la 3, pero eso porque soy un mercenario. Increíblemente, la mayoría de los moneros opta por la 2.

Lo que dijo Carlos Ostos en la plática que mencionaba al principio de esta diatriba es cierto: muy pocas veces el conocimiento se pasa de una generación a otra. Nadie sabe cómo vender, nadie sabe cuánto vendió la persona de junto, nadie sabe cuánto costó la impresión del de al lado. Nadie sabe cómo le hizo fulanito para entrar a las librerías y nadie sabe qué hacer con el montón de cómics que se les van quedando en un rincón de su casa.

Con esto cierro este post: Ya hice uno sobre cómics y público y este que es sobre moneros. El que me falta es el cómic en sí mismo ¿por qué los cómics no se venden?. ¡Próximamente!

4 comentarios:

  1. Me llama la atencion que llamas Comiqueros a los ue hacen comics, que es como yo he sabido se le llama de toda la vida a los fans lectores/coleccionistas de comics.

    Espero con ansia la siguiente entega, ya que como Comiquero en mi experiencia y mis gustos personales de los ultimos 10 años me han gustado menos de 5 comics hechos en México, la mayoria son presuntuosos y mal hechos, mucho pin-up y cero narrativa, historias malas llenas de lugares comunes y guiones malos.

    Pese que en la pasada ConComics tuvo mil fallas (parecira que es la primera que hacen en su vida) lo mejor de ella fue el premio Butze-Vargas y Niebla como lo mejor que se ha hecho en el pais en muchos, muchos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pregunta seria ¿"monero" es un término despectivo? Muchos dicen que sí. Comiquero, monero...

      Eliminar
  2. ¿Cuáles son los errores que consideran los "ilustradores y guionistas de historieta mexicana contemporánea" que hicieron? Enumeraditos, por favor, uno no ve.

    ¿Quiénes, dónde, cómo, cuándo han visto que se repiten esos errores? Ejemplos com manzanitas, uno no sabe.

    ¿Cómo consideran ellos que esos errores deberían corregirse? Más manzanitas, gracias :)

    Que Memo alias Guillermo Guerrero :) antologue, edite, pase la bolita de esas entrevistas, respuestas, tablas, esquemas, ejemplos, tal y sea libro de cabecera para hacer la nueva historieta mexicana.

    Que el joven ilustrador y/o guionista que hoy quiera hacer historieta mexicana lo lea, se entere de la historia que le está tocando continuar.
    Y de paso, sugiero que lea todo lo que pueda. No nada más cómics. Sobre todo: no sólo cómics :)

    ResponderEliminar
  3. Es que no se puede ser todologo, o te dedicas a dibujar o a escribir, pero te tienes que buscar un equipo que te ayude a editar, promocionar, vender, etcétera, como ya no hay industria se tiene que buscar un nuevo modelo.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)