lunes, 17 de noviembre de 2014

Cuando los gringos tomaron la pista de baile

Se casó mi amiga Davinia, y El Hino les hizo esta hermosa caricatura ;D

Se casó mi amiga Davinia en San Luis. Steve, su hoy esposo, es canadiense, así que la fiesta era una revoltura de invitados de todos los lugares: gringos, canadienses y mexicanos. De Guadalajara, del DF y de San Luis. De Ottawa, de no sé dónde y de sepa la bola. Todos festejando a los novios :D

La cena estuvo riquísima, el lugar estaba increíble. Pero cuando comenzó la música...

Davinia decidió que le iba a dar gusto a todos. Así que eso fue boda cosmopolita. El DJ puso a Michael Jackson y todos los gringos bailaban... como suelen bailar los gringos: levantando los brazos, haciendo pasos chistosos y gritando ¡wooohooo!

Luego los canadienses tomaron la pista de baile para echarse unas de los Black Eyed Peas. Nosotros nos paramos a bailar pero pensábamos ¿cuándo pondrán cumbias? Con los primeros acordes de Selena, salimos a pulir el piso y los norteamericanos se sentaron. Eché vueltecitas y aquellos aburridos como ostras. Cuando el DJ se dio cuenta de eso puso canciones de la época disco. 

Como esas las bailamos también, estábamos echando duelo de baile con ellos, pero se siguieron con unas de Bon Jovi que la verdad, no rifan para una boda. Pero ellos en el éxtasis. Los mexicanos nos sentamos:

- Que pongan cumbias
- Es que eso no lo bailan ellos
- Que pongan música "latina"
- Sabes que ya valió madres cuando le dices "latina" a nuestra música
- Chale

Así que pusieron a Pitbull ;D y luego a Psy (¡oh, Gangnam style, cuánto daño le has hecho a la humanidad!). El DJ ya no sabía qué poner para darle gusto a todos. Se aventó "Bésame Mucho" versión Sinatra (creo). Como eso era una revoltura, unos nos parábamos, otros nos sentábamos y de tanto ir y venir, ya mejor nomás nos movíamos en nuestro asiento.

Fue divertidísimo ver cómo la música nos divide. Entre que sí y que no, el único que se la pasaba a toda madre fue un tapatío amigo de Davinia que se estaba ligando a una güera que se vestía como Sarah Palin. Se aventaba unos pasos como de Resortes que ella veía con admiración :0



1 comentario:

  1. Yo ya llevo en Canadá 42 años. y las fiestas de por acá se me hacen aburridisimas, lo bueno es que no me invitan a tantas. En las reuniones, la gente se sienta y nada mas platica, más bien susurra con la persona que está a su lado. Inmediatamente preguntan dónde trabajas y de dónde eres. O sino se forman grupitos de unas cuatro personas, también hablando en voz baja, como que están contando chismes, y si hay música, sólo de fondo es decir a bajo volúmen. No sé si me memoria me es infiel. pero yo me acuerdo que cuando vivía en San Luis, e iba a una fiesta, todo mundo participaba de la conversación, se oían las carcajadas, y la músic se podía oír, y hasta cantabamos! Tal se den fiestas más animadas por acá, pero yo nunca he ido a una de esas, ni de joven ni ahora de persona mayor.
    Saludos
    Minervita

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)