jueves, 20 de noviembre de 2014

Júrame que no te rindes


En un rato más comenzarán las marchas en la Ciudad de México para pedir ¿qué?

Los 43 de Ayotzinapa, la matanza de Allende en Coahuila, los feminicidios, la Casa Blanca de las Lomas, la censura en los medios o los porros en las marchas, es consecuencia directa de una sola cosa: la corrupción política. El "a ver político, te doy este dinerito pero no digas que estoy vendiendo droga" "Sale pues, yo no digo nada". O "Mira, déjame construir en este terrenito, y en compensación te doy estos milloncitos" "¡bueno!".

Por otro lado se está repitiendo un patrón muy claro de mandar a los porros para que hagan disturbios; con eso en mente los manifestantes de hoy tendrán que cuidar que todo transcurra en paz (o sea que además de protestar la tienen que hacer de policías, vaya cosa).

Yo me quedaré todo el día acá en CU. En un rato más iré a ver cómo van las cosas en rectoría. Lo que sí puedo decir es que no es verdad que haya granaderos alrededor (acabo de darme una vuelta en el auto), tampoco hay grupos de estudiantes organizándose para atacar (es más, no hay estudiantes de ninguna clase, parecen vacaciones) y hasta el momento no se oyen ni helicópteros, ni nada de nada.

De todos modos, actualizaré este post por si pasa algo :)

1 comentario:

  1. ¡Cuídate mucho! Y cuídense los unos a los otros. Ojalá no haya agitadores.
    ¡Mucho ojo!
    Minervita

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)