lunes, 22 de diciembre de 2014

El Chepe


El Chepe recorre túneles, puentes y cañadas desde Topolobampo en Sinaloa, hasta la capital de Chihuahua. Se divide en dos secciones: la de turismo, que es cómoda y espaciosa, y la de segunda que lleva a los pasajeros regulares que viven en los pueblos por donde pasa.

El Chepe debe su nombre a las siglas del recorrido: Chihuahua y Pacífico, de donde deriva el sonido chepe. Hay una hora aproximada para que llegue a las estaciones pero nunca es exacta: puedes pasar diez minutos o hasta media hora esperando a que llegue. Pero siempre llega.


Muchas comunidades dependen del tren: a su paso se pueden ver niños que corren para saludar a los pasajeros y ancianos que toman el sol para verlo. Solo pasa dos veces al día y en época vacacional, hasta tres. En las zonas turísticas las vendedoras de comida se alistan una hora y media antes de que pase con quesadillas, gorditas de maíz, carne asada, chile pasado y frijoles. Si se atrasan o si no está el fogón a tiempo, pierden la venta del día.


El recorrido de punta a punta se hace en 16 horas. En ellas se nota el cambio en la vegetación, en la orografía del noroeste y en las características físicas de sus pasajeros: a veces son rubios, a veces altos y otras veces más bajitos. El Chepe cruza comunidades de tarahumaras y en algunas estaciones las mujeres se acercan a vender artesanía. Ataviadas con vestidos largos de colores, calcetas de tonos estridentes y huaraches, las tarahumaras ofrecen artesanía de paja y madera raspada.


Viajar en tren es comodísimo. Uno se instala en su asiento que tiene mucho más espacio que el mejor avión y ni se compara con viajar en autobús. Hay un carro comedor para echar chilaquiles (eso sí, carísimos porque no hay otra opción) y aunque es mucho más lento que cualquier otro medio de transporte, los lugares por los que cruza te dejan la boca abierta. Uno puede salirse a los vestíbulos y viajar como perrito, con la cabeza asomada, o bien echarse un sueñito. Después de tomarlo a las 8 de la mañana en la estación El Fuerte, bajé en la estación Divisadero, en el nacimiento de las Barrancas del Cobre.

2 comentarios:

Ustedes hacen el blog :)