miércoles, 3 de diciembre de 2014

El problema de la policía mexicana



El problema con la policía mexicana, creo yo, es que es muy mexicana. No solo es mexicana, sino que resume todo lo bueno y malo del mexicanismo. Explicaré:

Uno no puede ir a la cantina y decirle al de junto "Órale puto, vete para allá" porque el parroquiano dirá "¿Puto? ¡Puto tú!" seguido de un derechazo a la nariz. Bueno pues ¿entonces porqué los policías van a ser diferentes? Es una incongruencia que se alimenten con tortas de tamal, quesadillotas, que los pongan a oir a la Ke-Buena, que les den una macana -no hay nada más alburero que traer una macana en la mano- y aparte, pedirles que se comporten como policías noruegos. No se vale.

La mayoría de los policías no leen, pero tampoco el resto de los mexicanos. Me contaba mi cuate Israel que un día estaba echando chelas en su auto cuando se acercó una patrulla y les dijo a él y a su amigo:

- A ver jóvenes eso está prohibido
- No señor policía, este auto es una extensión de mi casa, que está allá enfrente, así que es mi propiedad
- ¿Entonces no es delito? -dijo el poli
- Mientras no me baje del auto no
- ¿Dónde dice eso? -dijo el poli
- En la Constitución
- A ver, deje lo checo con mi pareja
(baja el pareja)
- ¿Dónde dice eso que dice?
- En la Constitución
- Pero en el reglamento no sale
- Pero la Constitución está encima de todo
- Ahhhh

Se fueron :P Toing

Si queremos que la policía se comporte mejor, pues hay que educarlos mejor (o importar policías de Finlandia, digamos). Así no cometerían errores como agarrar a todos los que van corriendo o a los que se dicen "compas" ¡pos ah!

1 comentario:

  1. Hahaha chale, que triste que me de risa, pero sí, somos pintorescos para muchas cosas, y la polecía no se puede quedar atrás :(

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)