domingo, 18 de enero de 2015

El Edificio Ermita


Me encantan las historias viejas.

Hace unos días salió en el periódico Reforma que van a "remodelar" el edificio Ermita, en la Ciudad de México. Los chilangos sabemos que hay varios edificios casi intocables:

1.- La Torre Latinoamericana
2.- La Lotería Nacional (que por dentro es bellísima)
3.- El Edificio Ermita

Eso de "remodelar" es -en términos mexicanos- "vamos a tirar todo lo que hay y construir otra cosa que no tiene nada que ver con lo que había antes, pero con más comercios". Siempre pasa. Pero el Ermita es una joya, vean nada más los interiores:




Estas fotos no son mías, me las volé del blog "Edificio Ermita". Pero es una belleza.

Contaré la historia de este edificio:


Cuando acababa el siglo XIX había muchas familias ricas en la ciudad. Una de ellas era la familia Mier: Antonio, uno de los hijos, se propuso invertir toda su lana en negocios redituables como sacar la caca de la ciudad. A él le debemos buena parte del desagüe. Se casó con doña Isabel Pesado y así comenzó una familia épica: los Mier y Pesado.

Antonio se hizo presidente del Banco de México y hasta lo nombraron Duque. Trató de tener un hijo con Isabel, pero se les murió. Don Antonio pasó sus últimos días en París, donde fue diplomático.

Doña Isabel creó una fundación para honrar la memoria de su esposo: esa fundación da becas hasta nuestros días. Isabel murió en 1917 y le dejó todo su legado a su hermana Trinidad. Como a Doña Trini ya se le acababa la lana pensó invertir en un edificio para cobrar renta. En ese entonces las casas eran de dos pisos máximo y lo que ella quería construir era un monstruo de 80 departamentos.

Llamó a un arquitecto apellidado Segura, que tenía 32 años. Seguramente le dijo:

- Mira hijo...
- Sí patrona
- Quiero un edificio como jamás se ha visto de este lado de la ciudad: moderno, con comercios, con hartos departamentos y con una sala de eso que le llaman cine
- Sí patrona
- Pero que el cine tenga sonido ¿eh? Nada de cine mudo
- Sí patrona
- Que los departamentos tengan tina. Y que sea bonito, que dé gusto entrar.
- ¿Otra cosita, patrona?
- Llámale al señor ese Diego Rivera para que te cotice unos vitrales ¡Ah! pero solo tengo este terreno que es como triángulo
- ¿Triángulo? Eso no se va a poder, patrona
- ¡Que sí se puede! Ándale Juan, ándale, dale dale.

Lo que resultó fue esto:


Un monumento al Art Decó y uno de los edificios más bellos de México.

Hoy el Ermita se ve pequeño, pero hay que darle su mérito a Juan Segura que después de esto se convirtió en un renombrado arquitecto. Y espero que nunca lo derriben. Cuando visiten la Ciudad de México, visítenlo, es impresionante :)



3 comentarios:

  1. Oooh que buena historia, ojalá no lo derriben :(

    ResponderEliminar
  2. Yo recuerdo ese edificio con el anuncio de CANADÁ, enorme, ahora uno de mis hijos vive ahí, en un mini departamento, muy agradable, pero sí está muy descuidado, le hace falta mantenimiento, pero el es feliz, le encanta vivir ahí

    ResponderEliminar
  3. Es mi edificio favorito y me fascina el art deco.... me gustaría mucho vivir ahí. Si sbe alguien de rentan en el edificio ermita avisen!!!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)