viernes, 30 de enero de 2015

¿Quién paga la cuenta? 2/2

El problema de pagar la cuenta (creo yo) es que hablar de dinero siempre nos resulta incómodo. Pensemos en el caso hipotético de que yo invite a salir a Ramoncita. Ramoncita es mi amiga imaginaria. Las opciones que están son:

1) Que cada quién pague su cuenta (opción justa)
2) Que yo pague la cuenta de Ramoncita (opción clásica y caballerosa)
3) Que el que gana más, pague más. Si Ramoncita es una ejecutiva de Google y yo un desarrapado, lo lo adecuado sería que ella pusiera un poco más. O yo, si fuera el caso contrario (opción matemática)
4) Que paguen una y una. Las siguientes chelas las paga ella (opción moderna)

Eso en el caso de que yo no sea un cavernícola, que por pagar la cuenta quiera faje. Eso no es de gente decente.

La 1 es la mejor opción si salen de cuates.

La 2 es la mejor opción si él quiere quedar bien. Aunque eso de la caballerosidad es algo en desuso, la regla simple es pensar en la chica como si fuera mi mejor amigo: por supuesto que le pago las chelas a mi cuate, pos faltaba más. No es caballerosidad machista, es simple cortesía.

La 3 -aunque parece la opción más descabellada- es la más usada: ok, yo pago, pero tú deja la propina. Ok, yo pago la comida, pero te tocan los helados. Así nadie queda mal.

La 4 también es buena. Nomás que la siguiente vez no te vaya a salir un aprovechado o aprovechada que quiera comer salmón en Polanco.

Para ahorrarse malentendidos habría que partir de tres cosas: pagar la cuenta del otro no te da derecho sobre su cuerpo (o cuerpa, depende si es hombre o mujer). Que partir la cuenta en partes iguales tampoco está feo, tssss, son tiempos de crisis. Que no tiene nada de vergonzoso no llevar dinero: si no tengo lana, pero quiero divertirme con Ramoncita, pues le digo que vayamos por esquites.

Hablen de lana al partir la cuenta. Es difícil, pero es mejor a que les pase lo que a mi amiga Reviana del post anterior.

Adendum: lo peor al pagar la cuenta.

Tal vez la peor experiencia al pagar la cuenta es salir con un grupo de cuates, tú te comes un plato sencillo y ellos comen como caníbales. Y al pagar la cuenta alguien dice "Pues la dividimos en partes iguales ¿no?"

¿P-p-p-p-p-perdóoon? ¡Si sólo me comí una ensalada!

Eso no es falta de modales, eso es no tener madre :P


4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tu último comentario, cómo que en partes iguales?, lo peor es que algunos todavía se ofenden porque tú quieres saber cuánto en verdad te toca por lo que comiste y abogar por pagar solo eso, pff!

    ResponderEliminar
  2. Lo de dividir la cuenta en partes iguales es lo que generalmente aplico, pero casi siempre voy a comer con amigos de confianza, de esos que sabes que seguirás yendo a comer con ellos y en alguna ocasión tú comerás más o ellos comerán más y entonces se equilibra el universo

    Saludos!

    Joako

    ResponderEliminar
  3. Coincido con lo de partes iguales porque ya me pasó en un lugar muy caro con gente que gana como 20 veces más que yo y me hicieron pagar su botella de BUCHANNAS + la cuenta de 20 personas en partes iguales y yo ni siquiera tome, y había pedido una sopa y limonada.
    Fue frustrante pero lo supere.
    Aunque la verdad yo prefiero que cada quien pague lo suyo o si yo invito a alguien y pago todo esta ok. Pero me gusta que todo siempre quede claro y nunca espero que nadie pague lo que yo consumo, por eso siempre llevo $.

    ResponderEliminar
  4. Coincido con lo de partes iguales porque ya me pasó en un lugar muy caro con gente que gana como 20 veces más que yo y me hicieron pagar su botella de BUCHANNAS + la cuenta de 20 personas en partes iguales y yo ni siquiera tome, y había pedido una sopa y limonada.
    Fue frustrante pero lo supere.
    Aunque la verdad yo prefiero que cada quien pague lo suyo o si yo invito a alguien y pago todo esta ok. Pero me gusta que todo siempre quede claro y nunca espero que nadie pague lo que yo consumo, por eso siempre llevo $.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)