martes, 10 de febrero de 2015

3 cosas horribles de ser jefe



Varias veces me he puesto a pensar qué cosa tan rara es ser jefe. Porque una cosa es ser, digamos, líder del proyecto o ser supervisor de área de supermercado y otra, muy distinta, es ser jefe. El Jefe, tiene muchas más responsabilidades y -en mi caso- estoy a uno o dos escaños del director (en el organigrama a dos, en la práctica, a uno): eso quiere decir que llevo más responsabilidad que en toda mi vida.

No está chido, sobre todo porque nadie te enseña a ser jefe ni te sabes en qué lío te estás metiendo al aceptar el puesto. Supongo que no tomaré de nuevo un puesto similar, así que van las peores cosas a las que me he enfrentado después de más de dos años de estar en el puesto:

1) Eres la cara ante los proveedores

Esta es, quizá, la peor cosa de todas. Cuando contratas a alguien, cuando compras cosas, cuando pides servicios a externos. Yo hago todo lo posible porque los pagos salgan bien y a tiempo, no me retraso en mis contratos ni memorandos. Pero a veces la administración falla... y retrasa los pagos ¿Quién es la cara? El jefe. El que contrató los servicios.

Es estresante recibir llamadas de:

- ¿No sabes si ya salió mi pago?
*llamo a la administración* -Me dicen que no
- ¡Pero ya llevo dos meses que metí recibo!
- Sip :( Pero todavía no sale
- ¿Qué clase de lugar es ese? ¡Páguenme ya!

He tenido dos o tres escenas en mi oficina por eso, bastante feas. Los demás ya solo se esconden y mi secretaria es muy comprensiva y me dice "ni modo, Memo, no es tu culpa". Pues sí, pero uno se siente entre apenado y responsable : /

2) ¿Algo sale mal? Es tu culpa

La única persona que me puede reclamar por algo es el direc. Y me ha puesto unas cajeteadas buenísimas, cuando alguien de mi equipo falla. No fallan ellos: fallo yo por no tenerlo planeado. Así que se vive en el estrés de tener mil cosas en la cabeza al mismo tiempo: no puedes dejar ningún flanco descuidado.

Un buen jefe no echa la culpa, creo yo. Nunca en mi vida he dicho "pues la culpa es de X persona, que se atrasó" porque eso implica que yo no estuve detrás de ella. Estoy para solucionar cosas, no para poner pretextos. Aún así cuando algo sale mal, lo mejor es aceptar la culpa y arreglarlo lo más rápido posible.

3) Llevar las cuentas

Soy comunicador, por dios, no estudié contaduría. Pero llevar presupuestos es una habilidad que debes de tener ¡ni modo que tires el dinero! Así que entre organizar a quién pagarle, revisar perfectamente lo que se compra, lo que se gastó, cuánto queda... úchale. Llevo carpetas y carpetas de todos mis pagos, de lo que se gastó. Mi secretaria me ayuda muchísimo a tener todo al día y tenemos que aplicarnos en organizar cada compra que pase por mis manos, aunque sean de 20 pesos. Porque cuando llega la auditoría ¡ay mamá! a temblar porque revisan cada papelito que hayas firmado.

Así que la siguiente vez que vean que su jefe se la pasa firmando cheques y contratos o que se la pasa en juntas, no lo envidien... les puede pasar lo mismo :P

2 comentarios:

  1. Con eso de no echarle la culpa a los demás y decir que sí es tuya por ser el jefe, con eso a mi ya me convenciste de que eres un buen jefe. =P

    Saludos
    Joako

    ResponderEliminar
  2. Hola Memo, me llamó la atención tu primer punto. Casi ningún jefe da la cara con proveedores, no al menos por los rumbos que yo ando. El jefe aplica la de "dile que estoy en una junta y resuélvelo tú".

    O si los proveedores se están pasando en algún tema a la que le toca ponerse como pantera es a mí :O

    No sé exactamente si esa responsabilidad es del asistente del director( mi caso) o del jefe.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)