domingo, 15 de febrero de 2015

De autógrafos y sketches



En la semana vi pasar por mi timeline varias discusiones sobre los dibujantes que vendrán a La Mole. Algunos darán autógrafos gratis, otros no. Algunos cobrarán sus sketches, otros serán gratis y otros, como Artgerm, harán pocos sketches, los cobrarán a 4500 pesos y serán limitados.

Algunos conocidos míos comenzaron a discutir sobre si los dibujantes deberían cobrar sus autógrafos siendo que ya les pagaron el viaje a México. Otros dijeron que lo correcto sería regalar el primero y cobrar por uno o dos más. Por supuesto no conozco monero mexicano que cobre sus autógrafos. Y al parecer el standar en EU es que los artistas cobren sus autógrafos a 5 dólares.

Dicho esto, mi opinión al respecto es la siguiente:

Me parece que la discusión parte de un punto equivocado y están dejando pasar lo obvio: los autógrafos de gente famosa no valen nada. No tienen valor alguno en la vida real y no son más que un rayón sobre un dibujo. No es que estuvieras firmando un cheque, por ejemplo. Es una cosa que tiene un valor sentimental para el que lo recibe y nada más.

Sin embargo, siendo este un mundo materialista, los autógrafos sirven para dar un valor agregado a un cómic, un valor al que cada quien le da el valor que quiere. Puede ser de 50 pesos o puede ser de 1000 pesos. He visto prints, que no valen más de 50 pesos, venderse por más de 3000. Pero al final el verdadero valor es el emocional: aumentar el valor de un objeto solamente porque está firmado, resulta igual de inútil como comprar una portada variante. El contenido es el mismo, sólo tiene algo, que la hace diferente.

***

Cuando uno ve los programas como "El Precio de la Historia" vemos que una chamarra de Elvis Presley aumenta su valor varias veces si está autografiada. Eso en el caso de que el poseedor del objeto quiera venderlo y generalmente ocurre cuando ya no hay una conexión sentimental con el mismo. Muchas veces vemos que el hijo del dueño original de la prenda la vende porque ya no le significa nada para él.

Sucede lo mismo con la gente que se toma fotografías con cuadros famosos en los museos. Es inútil. Pero yo mismo me he tomado algunas fotos enfrente de, no sé, un cuadro de Sorolla. Y cuando la veo siento que estoy enfrente de él y recuerdo la misma sensación del momento. Si se la paso a cualquiera de ustedes dirán "ah, pues chido tu cotorreo, Memo".

Firmar un cómic no vale nada a menos que seas un abusón que quiera lucrar años después con esa revista. Eso suele ocurrir. Pero dudo mucho que alguien quiera un cómic que diga "para mi amigo Memo" <--- que al final, ni somos amigos y hay 10 mil cómics iguales firmados por el mundo.


**

A la pregunta ¿los dibujantes tienen el derecho de vender sus autógrafos? Sí, por supuesto. Cada quien tiene el derecho de vender lo que quiera. ¿Es abusivo? Bueno... no lo sé. Yo no pagaría un peso por un autógrafo. Sin embargo no quiere decir que no los aprecie. Tengo muchos cómics firmados por amigos míos, que se toman el tiempo en hacer un monito y ponerme una dedicatoria bonita.

Pero son amigos. Aprecio esas firmas porque los quiero. Creo que nunca me he acercado a un famoso con el que no he cruzado una palabra solo para tener su firma. Sé que hay personas que lo hacen por coleccionismo y eso lo respeto (uno puede coleccionar hasta latas de refresco). Pero si están dispuestos a tener una buena colección de algo, deben de aceptar que muchas de esas cosas cuestan. Yo no lo pagaría, pero sé que hay personas que sí. Hay para todos.

Lo que sí hago a veces es tomarme fotos con gente pública. Me gusta saber que un día platiqué con los de Nortec, por ejemplo. Es mi valor sentimental.

Alternativas a pagar un autógrafo: 1) hacer fila y platicar con el dibujante 2) tomarse una foto 3) preguntarle cuántas horas al día trabaja, para tener inspiración 4) decirle que uno es fan y explicarle porqué es importante en tu vida. Créanme que esas cosas las aprecian.

Pero acercarse, no cruzar palabra, ponerle un cómic enfrente y que le ponga un rayón con la esperanza de que ese cómic lo vas a vender en 30 años a 1000 dólares, es de locos. Créanme que es de locos.

*

Adendum:

Pienso en el sketch que Artgerm va a cobrar a 4500 pesos. Volteo a mi pared y ahí hay arte original de moneros que he comprado -el más caro- a 100 pesos. Veo una serigrafía de 600 pesos de Ricardo Cucamonga que es lo más caro que he comprado.

El arte moneril es una versión bizarra del "arte oficial". Uno no puede creer que a veces compres cosas cuyo material cuesta poquito en muchos miles de pesos. Pero el artista pone el valor. Y si admiras al artista, acéptalo. En eso cosiste el valor comercial del arte: y esa, amigos míos, es la triste realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ustedes hacen el blog :)