domingo, 22 de febrero de 2015

Uncle Bill, de Bef


Hace algunos años supe que Bef estaba haciendo una novela gráfica sobre William Burroughs y su estancia en México. Los comentarios que tuve de algunas personas que vieron el proceso de creación fueron:

- Bef está preparando una novela que se va a llamar Uncle Bill
- ¿Está buena?
- Lleva 4 años haciéndola, va a ser la mejor novela gráfica mexicana de todos los tiempos
- ¿En serio?
- Es magnífica

Alguien me pasó algunas páginas, para que le echara un ojo. Páginas que vi al azar y a las que no les vi ni pies ni cabeza. Pero por fin acabé de leerla.

Creo yo, que es un parteaguas en la historieta mexicana. Explicaré por qué.



Bef ha dicho en muchísimas ocasiones que su sueño de juventud era que el cómic tuviera un lugar en las librerías. Después de eso, que la gente que entrara a una librería no supiera si llevarse un libro de, digamos, Villoro, o un cómic.

Creo que con Uncle Bill se logró.

Hubo un periodo oscuro de la vida del escritor Burroughs en la Ciudad de México. Un periodo en el que ocurrió un incidente con su esposa. No hay mucha documentación al respecto y Bef se propuso, de manera casi obsesiva, documentar esta etapa por medio de una novela gráfica.

Siguiendo los pasos del escritor hasta Marruecos, entrevistando a muchísimas personas y consultando un montón de documentos, Bef reconstruye lo que ocurrió en esos días. Parte ficción, parte verdad. Es lógico, tuvo que imaginar lo que ocurrió, pero ese es trabajo del escritor, juntar todas las piezas del rompecabezas y ser coherente con la historia para rellenar los huecos. No puedo pensar en una persona más comprometida para eso que Bernardo ¿El tío Bill se sentó alguna vez en la Plaza Río de Janeiro? No se podría decir con certeza, pero es tan posible como cualquier otro, y el lugar perfecto para acabar el libro.



Uncle Bill está hecha en capítulos, mezclando la vida del escritor con pasajes de la juventud de Bef. Es un buen recurso narrativo para entender toda la investigación. ¿Es la mejor novela gráfica mexicana de todos los tiempos? Lo pensé mucho y llegué a la conclusión de que ya no se vale decirlo. Es, sin duda, la mejor novela gráfica en formato documental. Bernardo sabe con tar historias, es el mejor en lo que hace. Pero no podría compararla con, digamos, Operación Bolívar porque sería comparar, por poner un burdo ejemplo, Birdman con Searching for Sugar Man. Pertenecen a géneros distintos.

Y eso es lo maravilloso del asunto. Que ya es posible, después de tantos años, poder separar los géneros. Y como alguna vez pensó Bef: un usuario de a pié, que no sepa nada de cómics se la pensará en comprar este libro o alguna novedad en prosa. ¿Un parteaguas de los cómics? Yo creo que sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ustedes hacen el blog :)