martes, 24 de marzo de 2015

El hijo del Perro


¿Que si soy fan de la Lucha Libre? Si, muchos saben que sí.

Empecé a frecuentar más seguido la Arena México cuando Perro Aguayo Jr. estaba en su apogeo. Había organizado su jauría de Perros del Mal con Héctor Garza, Halloween y... creo que Virus. Ya no me acuerdo bien. Pedro Aguayo se llevaba el show: era un maldito que se trababa a patadas con todos o los mordía... como perro.

El mundo de la lucha es así: un luchador adquiere fama y puede hacerse independiente. Formar su empresa. Muchos se quedan años y años con la misma (como Atlantis o el Negro Casas, que son incondicionales del CMLL). Perrito sabía que era su momento y se separó. La última vez que lo vi luchar fue por el 2008-2009 cuando le hizo la Mística a Místico: le aplicó su propia llave de reversa.

Un buen luchador da espectáculo y se rifa el físico. Sabe de llaveo y sabe encender a la Arena. Son, literalmente, como gladiadores romanos que le dan a los fans lo que queremos: un personaje al cual odiar o a quién querer. Ültimamente hay un luchador llamado Rush que es un cabroncete en el ring: sabe su papel.

Uno sabe que es circo. Tal vez después de la lucha de ese 2008 Pedro se fue con Místico a echar chelas.

Sin embargo me indigna un poco la manera en la que trataron a Perro Aguayo Jr. Sacándolo en una mesa. Zangoloteándolo como costal. Sin una cánula para abrir la vía aérea.

Como dije en mi muro de face, alguien con la mínima preparación en primeros auxilios sabe que eso es lo menos que se debe hacer. Pero pues, no dejo de sentir feo ver que se llevaron a Pedro Aguayo sin el menor cuidado.

Pues así: que descanse en paz uno de los mejores luchadores de los últimos tiempos. Ni modos.

¿Dónde están, perros?

2 comentarios:

  1. Muerto el Perro solo nos queda la rabia... :(

    ResponderEliminar
  2. Duda: ¿qué no era una cánula el aparatillo anaranjado que pusieron en su garganta? Aunque igual no sirvió de mucho. Ojalá los del MUJAM reflexionen y mejoren la infraestructura para sus funciones de lucha, que aunque son una delicia técnica (¿Negro Navarro, alguien?) el ring no podría estar más inseguro, pura tabla con una alfombra y una lona encima.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)