viernes, 12 de junio de 2015

Recuerdos del Rock Nacional

Los Panchitos Punk



Ayer estuve platicando con los de La Castañeda y hablábamos de cómo ha cambiado la banda rockera en los 25 años que llevan tocando. Por cierto, me agarraron de bajada por decir "Banda Rockera", ese es un término de rucos, ja ja ja.

Y entonces mi mente viajó a 1990, cuando era un chavo de onda y me gustaba el rockanroooool.

Fui descubriendo poco a poco el rock nacional. La verdad es que era un morro que venía de una familia educada con Camilo Sesto y Lucía Méndez ;D  (es verdad). Así que cuando vino esa oleada de grupos nacionales de los 90 entre los que se encontraban La Lupita, Santa Sabina, Café Tacuba, Cuca y La Casta, mi cabeza explotó ¡BOOOM! Luego me di cuenta que no solo había un movimiento de rock nacional sino varios.

En mi mente estaban tres grandes movimientos: el urbano, con Tex Tex o Liran Roll; los "nuevos", en ese entonces, que son los que mencioné. Y los mainstream, como Caifanes. Nunca le entré bien a los mainstream, me daban un poco de flojera.

Pensándolo bien no era flojera, sino falta de dinero.

**

En mi lejana juventud traía un leve mohicano y los sábados le decía a mi mamá "luego vengo". Como siempre fui solitario, me iba al Deportivo Pantitlán, a ver qué encontraba. Ahí vi a La Lupita y a Cuca. Generalmente estaban los urbanos, como Charlie Monttana, pero llegaron a presentarse la Cuca o La Castañeda. Luego ya iba El Gran Silencio o Zurdok.

Yo, como rockerito de clóset, me quedaba hasta atrás. Me daba un poco de pena ver a los verdaderos chavos rockeros que bailaban slam e iban con estoperoles. Coreaba las canciones del Tri y... y ya. No hacía nada más. Solo veía y cantaba.

Me hubiera gustado ir con algunos amigos, pero a esa edad estaban oyendo a The Police o cosas más fresonas.

Luego hubo algunos tours y llegaron a tocar en el estacionamiento del estadio de CU. Esa tocada fue de mis favoritas: hacía un calor endemoniado y yo iba con playera negra. Llegó el camión de bomberos a echarnos agua, como quien apaga un incendio. En la noche tomaba cerveza (seguía solito) y una vez me descalabraron con un reloj ;D

Pero cómo disfruté esos años :0

Me metía donde hubiera chance: bares de Neza, el tianguis del Chopo, el Deportivo 18 de marzo. Fueron mis años perdidos. En casa me preguntaban "¿dónde fuiste?" y yo decía que a ver grupos. Creo que mi mamá nunca creyó que su hijo andaba de rockero, eso era de vagos.

Como siempre iba solo y no me gustaba hablar con nadie, era de los que se quedaban separados. Pero siempre fui metiche: me iba colando en el backstage para ver a los de La Lupita preparar su tocada. Supongo que la gente me veía y no me sacaban del lugar porque decían "no hace daño, ahí déjalo".

Hoy, años después, puedo decir que vi a los mejores grupos de mi generación hacer desmadre. La gente sigue pensando que seguramente en mi juventud oía a Mariah Carey, pero caray, cómo me gustaría regresar a esos lugares donde el piso es puro polvo, mentabas madres y te abrazabas con el de junto mientras oías El Loco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ustedes hacen el blog :)