jueves, 24 de diciembre de 2015

¿Navidades en familia?



Hace unos años me divorcié. Como ya pasó suficiente tiempo, me llevo a todo dar con mi ex Paty y a estas alturas a nadie le importa, contaré algunas anécdotas navideñas.

La familia de Paty siempre fue todo lo navideña que no es mi familia: en mi casa, por ejemplo, mi mamá se va comiendo la cena a lo largo del día, así que para las 12 de la noche ya no hay nada. Eso si estuviera despierta, porque ella y mi papá ya están roncando a las 11.

En cambio la familia de mi ex celebra la navidad como en película neoyorkina. Una ocasión especial me dijo:

- Arréglate bien porque vamos a pasar navidad con mi primo Carlos
- ¿Eh?
- Que te arregles te digo, bestia <--- #PorEsoNosDivorciamos

Me puse saco, corbata y nos lanzamos a una casa muy bonita por el rumbo de Satélite, donde vivía su primo. Eran otros tiempos: yo comía de todo -aunque luego me doliera la panza- y en ese entonces aún vivía una tía de Paty que era muy amable y que me preparaba jaibas rellenas.

Cuando llegamos, me quedé patidifuso: en medio del jardín había una carpa, con un mesero. No éramos más de 15 personas, pero la cena fue bien atendida y muy sabrosa. Los primos estaban vestidos casi de smoking, las esposas iban con vestidos largos y peinados de salón. La vajilla era bonita y los cubiertos de plata. Nunca había pasado una navidad así, todo era hermoso: las luces, los adornos, las copas, la champaña. A media noche un brindis, todos nos abrazamos. Música bonita y calefacción.

No tuve que mover un dedo. Sacaron unas botellas de ron, había perritos corriendo alrededor. Luego pensé que mi mamá, que a esa hora ya estaría en el quinto sueño, nunca nos enseñó a celebrar la navidad así y me puse un poco triste. Al final repartieron los regalos (regalos buenos, nada de calcetines o tazas feas). Todo era risa y diversión.

Como a las tres de la mañana ya estaba muy cansado y le dije a Paty "ya vámonos". Ella se puso su abrigo, se fue al carro y yo iba atrás de ella cuando sentí que me jalaban del brazo. Era el primo Carlos:

- Primo, primo -me dijo él
- Qué pasó, primo, muchas gracias, todo estuvo muy lindo
- De nada. Son 2 mil pesos por persona
- WHAAAAT?
- De la cena, primo.

O_o

A la chingada la Navidad, desde ese entonces me quedo en la casa cenando sándwiches ¡ja ja!


10 comentarios:

  1. Jajajajajajjajajajaajjajajajajajaajjajaajajajajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajaa. See maaamaron.

    ResponderEliminar
  2. hahahahahahahahaha...si que se pasaron de cabrones

    ResponderEliminar
  3. Ellos estan en su derecho si es algo acordado, pero tu ex tenia la obligacion de advertirte y no huir al auto!

    ResponderEliminar
  4. jajajaajajaj xDD
    y el hashtag xD
    bueno pero la pasaste bien que es lo importante :P
    Felices fiestas Memo!! :D

    ResponderEliminar
  5. Pues al menos debieron aclarar ese punto antes de ir a la cena, para poder comer doble y además pedir itacate.

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja apenas leyendo tus posts, ya me regalaste las primeras carcajadas del año, Felicidades Memo!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)