sábado, 23 de enero de 2016

Cerrando la administración



Por tres años y medio he sido Jefe de Comunicación del tres veces honorable Inst. de Ingeniería de la Unam. Cuando entré, el director me dijo:

- Lo único que te voy a pedir es que no te vayas hasta que yo me vaya
- Está bien
- ¿Es un trato?
- Es un trato
- Hasta que acabemos esta administración ¿eh?
- Es un trato

Mis más cercanos saben que he estado a punto de la desesperación y que este trato me ha traído días sin sueño y presiones inimaginables. Pero un trato es un trato y logré respetarlo. Con muchas canas extra, pero esto ya se acabó.

***
Duelo de rangos

El miércoles fue el informe final del director. Recibimos cerca de 30 invitados de altos vuelos, incluyendo a mi primer jefe :D, el doctor Jorge Flores Valdés. Recibimos al nuevo Rector y todo fue felicidad.

El único punto malo fue que cierto funcionario del gobierno de la Ciudad de México (alto funcionario) estaba invitado. Mandó a su secretaria y a un asistente de avanzada. Teníamos listo su lugar y todo. Nos dijo:

- ¿Entonces mi jefe no va a estar en el presidium?
- No, él es invitado
- Muy bien, entonces comenzamos cuando el Doctor llegue
- No: comenzamos cuando el Rector llegue
- No, esto es por rango
- Por eso mismo: estamos en la Universidad. Aquí el máximo rango es el del Rector

Se ofendió y se fue :P

***
¡Foto! ¡Foto!

Organicé la foto institucional. Somos 1200 trabajadores, incluyendo becarios, investigadores, plantilla administrativa, personal de honorarios y directivos. Un mar de gente.

Ya sabía que no todos se iban a aparecer, pero al final llegaron 800 personas. Tengo al mejor equipo de trabajo del mundo y desde dos semanas antes todos sabían cuál iba a ser su función. Acomodar, formar y pasar a 800 personas para que se tomaran 4 fotos diferentes según su grupo, fue divertidísimo. Sobre todo porque tengo personas de 80 años y chavillos de 20.

Todos fueron con sus mejores galas (nunca los había visto tan bañados) y amé verlos a todos en un ambiente de fiesta y jolgorio :D

***
Cápsula del tiempo

Una idea que comenzó como chiste, fue agarrando forma y hoy estoy emocionado por eso :P

A alguien se le ocurrió hacer una cápsula del tiempo, para que se abra en 2056, fecha en la que el Insti cumpliría 100 años de existencia. Al principio pensamos "chaleee, qué mamada" pero luego estuvimos tonteando sobre lo que se podría meter ahí.

¿Una playera de los pumas?
¿Una USB? ¿Y si ya no existen las usb en ese año?
¿Una taza? ¿Unos billetes?
¿Fotografías?

Decidí que lo mejor es meter cosas físicas. Yo en ese año tendré 80 (si es que llego) así que hice una convocatoria para que los trabajadores fueran con sus familias e hijos pequeños. Les tomé fotos, las cuales imprimiré y meteré en una cápsula de acero inoxidable. Les voy a entregar una fotografía impresa a cada uno de los trabajadores que fueron y en la parte de atrás pondré la leyenda:

"En enero del año 2056 comuníquese -por los medios existentes- al Instituto de Ingeniería. Ese día se abrirá una cápsula del tiempo que contiene una foto de usted, hace 40 años".

Los niños pequeños podrán ver una foto de sus papás que seguramente para ese año ya estarán en Calacas.

Mi plan malévolo es el siguiente:

Como yo soy el encargado de esa cápsula, voy a meter una foto de Cristian Castro cuando se dio su masaje con saiote. A partir de ese momento me cuidaré, viviré sanamente y haré ejercicio. Todo con el objetivo de cumplir 80 años y llegar en estado de betabel cuando se abra la cápsula. Los futuros ingenieros abrirán el legado histórico y cuando vean la foto de Cristian Castro seguro dirán:

- ¿QUÉ DEMONIOS ES ESTOOOO?

Ese será mi momento de triunfo y entonces podré morir en paz ¡ja ja ja!

5 comentarios:

  1. ¡Ja, ja, ja!
    Eres un loquillo. Pero suena muy interesante. Yo tendré 63 años, ojalá y llegue y este en México cuando se abra esta capsula.
    Saludos Memo

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)