miércoles, 10 de febrero de 2016

Gente de hábitos

Hace rato platicaba del nuevo director del Insti. Tiene un hábito muy extraño:

Todos los días a la misma hora va por un café a los puestecitos cercanos. Todos los días, la persona que sirve el café se lo prepara como a él le gusta. Todos los días camina por la misma ruta hasta llegar al bote de basura del edificio 2, que es donde tira su vaso. De ahí a su oficina.

¿Todos tendremos hábitos así?

Platicaba con mi amigo Israel. Él dice que todos los días de su vida se levanta, prende el bóiler, y se sienta en su sillón. Toma un vaso de agua y ordena su día en la cabeza.

A mí me pasa algo similar: todos los días me levanto,  tiro el café viejo, pongo el nuevo, prendo el bóiler, voy por una taza, me sirvo la primera mitad -que sale más concentrada- y me siento. Eso me ayuda a no regresar a la cama.

Creo que no importa qué tan complicado sea el día o cuántas cosas tengas en la cabeza. Hábitos como esos son necesarios para poner un alto, pensar y poner orden mentalmente. Lo extraño es encontrar gente que no tenga hábitos o -al contrario- todo en su vida lo haga exactamente igual. ¿Por qué el director tira su vaso en el mismo bote? No sabemos. Pero todos sabemos que lo hace.

Israel también me contaba de un tipo que llegaba a la cantina al final del día, pedía dos tragos, que era el tiempo exacto en el que podía leer un periódico. Cuando acababa sus dos tragos, pagaba, cerraba el diario y se iba, dejándolo en la mesa. Todos sabían que ese señor estaría a esa hora y el día que no fue, supieron que algo había pasado. Újale.

Desde hace unos meses voy a la cantina el viernes. El mesero ya sabe qué servirme, el de la botana me aparta habas. Personalmente me sirve para acabar mi semana, revisar mis pendientes y ver a los otros parroquianos: el señor que siempre se para en la esquina a tomar un ginebra, el gordito que toma sin parar. A veces llega alguien conocido porque sabe que siempre estoy ahí los viernes en la noche.

Nunca había pensado en la importancia de los hábitos ¿tienen uno?

2 comentarios:

  1. Todas las mañanas lo primero que hago es ir al baño y lavarme la cara. Regreso a mi cuarto y me pongo mis lentes de contacto. A partir de ahí no hay rutinas, mis lentes son la única constante. No se que pasará cuando me opere y vea claro desde que despierte... quizás me convierta en una de esas personas sin hábitos.

    Saludos Memo!

    ResponderEliminar
  2. Memo! No conoces los calentadores de paso? Ahorras mucho gas y tiempo al no tener que estarlo prendiendo, son una maravilla. Hasta la batería que ocupa, de las gorditas, dura mucho! Creo que ya tenemos como 2 años con la misma :P
    No me imagino qué pasaría si al rector le mueven el bote de basura jeje :P
    Y pues hábitos? Creo que me confundi con eso de rutina... Amm
    ... Pues todas las mañanas mi despertador sueña a las 6:50AM, pero le doy a ignorar por 5 minutos, así cada 5 minutos, hasta que son las 7:30 y me levanto :( lo bueno que nadamas me pasa en invierno >_<
    Saludos Memo!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)