viernes, 5 de febrero de 2016

Instrucciones para hacer una cápsula del tiempo

Parte de mi gran equipo de trabajo :D

Como hacer una cápsula del tiempo no es una cosa de todos los días, y como a mí me tocó organizar una, detallo las instrucciones por si alguien más quiere hacerla. Consta de dos pasos: uno difícil y uno fácil. Es así.

El contenedor
Es decir, la cápsula en sí. Elegimos un contenedor especial de acero inoxidable que se cierra con un cincho de manera hermética. Los distribuidores de laboratorios tienen varios modelos. El que compré fue de 30 litros de la marca Technology and Steel. Costó 350 dólares.



El hueco
Elegimos enterrarla bajo suelo. Para eso, abrimos un hueco con suficiente aire para que la cápsula cupiera. Las paredes de ese hueco están hechas de concreto con un aditivo especial que cristaliza, para evitar que entre la humedad. La tapa es del mismo material, sellada y con impermeabilizante. El hueco tiene doble tapa y en medio de cada una de ellas hay una capa de tezontle, para evitar cambios bruscos de temperatura.



La protección del material
Encontramos una casa de artículos de conservación llamada Marco Polo, en la Ciudad de México. Cada objeto iba envuelto o impreso en papel libre de ácido y etiquetado con lápiz, para que la tinta no reaccionara. Luego, conseguimos mylar, que es un plástico que no se degrada. Es caro, pero lo garantizan por 150 años.



Todo lo guardamos con cuidado y bien organizado.

***

Esa fue la parte fácil. La parte difícil es ¿qué meter?

Pensar qué colocar en una cápsula -que tal vez uno no verá- es complicadísimo. Es un mensaje al futuro. Es pensar qué te define como persona y mandárselo a alguien más.

Pensé que es muy probable que este instituto se mantenga de pié. Así que la dinámica fue diferente: le pedí al personal que le enviara un mensaje a sus hijos o nietos por cualquier medio posible. Así, me llegaron cartas muy bonitas de personas que les dicen a sus hijos cuánto los aman, otros les mandan buenos deseos a los ingenieros del futuro y otros más pidieron a sus nietos que sigan amando a la Universidad, como ellos lo hicieron.

Recibí fotos de gente sonriente, fotos de graduaciones, vacaciones familiares y mil cosas más. Me entregaron memorias USB con videos, documentos, calendarios y publicaciones. Por mi parte hice respaldo de eso en Blu Ray con instrucciones (por si esos soportes no existen después). Tomé fotos, las imprimí y las coloqué cuidadosamente.

Como lo que nos define en mi área es la tontería, decidimos meter muchos memes impresos con el mensaje de "tómenlo con humor": Chabelo, Carmelita Salinas, el perro rencoroso. Yo hice una carta explicando lo bonito que resultó organizarla y que este es un regalo para la gente del futuro. Que tenemos problemas, pero que vivimos felices. Que usamos una cosa llamada Facebook y que compartimos videos de gatos. Que todos tenemos teléfonos inteligentes ¿qué habrá en ese año?

Sellamos todo y lo enterramos. Nos vemos en 2056 :D

4 comentarios:

  1. Es una estupenda idea, ahora sólo tengo algunas cuestiones: ¿quién, cuál o cómo será la clave para abrirse, hay alguna protección para que no sea destapada antes de tiempo por algún impertinente? Yo hubiera incluido algunas semillas de
    Cannabis sativas, de la buena (antes de que Monsanto le meta mano).
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una placa en la parte superior y, para que nadie la abra, le pusimos una llave especial que quedará en resguardo en la dirección durante 40 años :D

      Eliminar
  2. Ayyy me hubiera gustado leer la carta que metiste Memo! :'(
    Que emoción jeje, ya veremos si logramos llegar a esas fechas lúcidos :P
    Saludos Memo!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)