viernes, 10 de junio de 2016

Aniversario de boda

Hoy hace bss bss bss años y hace algunas horas llegaba mi amigo Daniel de San Luis para acompañarme a mi boda. Estábamos en un departamento que no sé si todavía exista en la Colonia Ciudad de los Deportes. Desayunamos algo y me vestí con un Jacket, corbata y pantalones graciosos que renté de Casa Marcelo.

Horas después estaba esperando a Paty, que llegó tarde porque el conductor -un amigo viejecillo que se llama Javi- enfiló para otro lado XD

En la puerta de la iglesia estaba mi mamá que quiso llorar, pero yo le dije algo gracioso para que no lo hiciera. Luego de eso nos fuimos a un jardín donde teníamos preparada la fiesta. Compartimos con familia y muchos amigos que hoy ya ni veo. Ni los hubiera invitado, pinchis gorrones ¡ja ja ja!

***

Pasé algunos años con Paty hasta que nos divorciamos. Tantos años después somos buenos amigos. A veces platicamos que antes de casarnos éramos los mejores cuates, así que no hay razón para no serlo ahorita. Además, ella tiene la custodia de Teo, mi querido perro saltador.

Pocas veces pienso en ese día, pero fue muy feliz para mí. Éramos jóvenes, pensábamos que nos íbamos a comer al mundo. Conocimos muchas cosas, aprendimos muchas más. A organizar una casa, a organizar los gastos, a viajar. Hoy la veo con gusto (aunque un tiempo no fue así, porque separarse deja traumas) y algunas veces hasta nos damos el chance de tomamos una cervecita.

Pienso que uno le entra a relaciones amorosas con toda la esperanza y ganas, pero no siempre resulta. A veces las cosas se pueden arreglar, a veces no. A veces pasa un tiempo en el que dices "no mames, cómo la cagué" y hay personas que nunca se dan cuenta en qué la regaron.

Cuento esto no como nostalgia de viejito sino porque creo que -visto a la distancia- la vida es así: está bien ser pasional y vivir todo intensamente. Contaba hace unos días que el último mes había sido especialmente difícil para mí, pero me puse a escribir mucho, casi cada día. No todo ha sido malo y es mejor eso que no enamorarse, no llorar, no sufrir y no cansarse. Como dije, a veces las cosas pueden arreglarse y otras no.

Vivir pues. Mi gran defecto ha sido siempre cerrarme cuando algo me duele y aislarme de todo. Pero supongo que es un mecanismo de defensa ante la ola de la vida. Pero aún así, durante este viaje que comenzó hace años, me he dejado llevar, de un lado a otro, aunque da mucho susto no anclarse.

No anclarse, me dijeron hace tiempo. No te ancles...

2 comentarios:

  1. ¡Aaah...! yo, me has dejado sorprendida, tiene un buen de años que te sigo, pero hasta ahorita he comentando, nunca te imagine casado.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que hace algunos años poco después de que compartiste tu relación con Paty anunciaste tu divorcio, me parece que fue uno de los últimos intentos de salvar tu matrimonio.. Lamento que ma haya tenido final feliz (al menos como pareja) pero dicen que lo que viene siempre es mejor que lo que paso...

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)