lunes, 13 de junio de 2016

Pantaleón Panduro

El sábado estuve de carrerita en Tlaquepaque y me contaron una anécdota muy extraña que supongo está en el imaginario popular de los tapatíos. Es así:


Todo comenzó cuando mi amigo Tacho me encargó que le comprara una figurita de barro de Echeverría, que es la de la foto de arriba. Me dijo que la vendían cerca del Parián, en Tlaquepaque. Yo pensé que eran más o menos comunes, pero no. Un guía de turistas me indicó el taller donde las hacían, así que fui pa' allá.

La leyenda dice que esas figurillas son tradición de un escultor del siglo XIX que se llamaba Pantaleón Panduro (ah pa' nombrecito). Un día fue Porfirio Díaz a dar un discurso allá, así que Pantaleón -mientras lo oía- tomó una bolita de barro y modeló al General. Alguien se dio cuenta de eso y lo llevó a conocer al presidente.

Díaz, muy impresionado por el trabajo le dijo a su equipo que mandaran a Pantaleón a Italia para que estudiara escultura como se debe. El escultor dijo que no, que pa' qué, que México pa' los mexicanos.

- Bueno, pues entonces qué quieres -le dijo Díaz- te doy lo que quieras
- Quiero ser presidente de México por un día- respondió Panduro

Díaz se rió, pero ya estaba su palabra dada. Dice la leyenda que fue presidente de México una hora. Otros dicen que fue un día completo y otros que solo 30 minutos. Lo importante es que la tradición de los figurines de barro comenzó. Hay un museo en Tlaquepaque dedicado a él.

***

Pantaleón tuvo mucha competencia en sus días y muchos aprendices. Uno de ellos se apellidaba Nuñez Hernández. Su familia heredó la tradición de hacer monigotes. Fui a su taller.

El taller de los Nuñez está en una pequeña calle. Una reja color café -que siempre está abierta- es la entrada a un mundo de barro, colores, hornos y mucho amor. Dentro trabajan 5 mujeres que desde toda su vida hacen esta artesanía:



Su trabajo ya no lo compran en Tlaquepaque, según me contaron. Pero lo llevan a todo el país, sobre todo a coleccionistas o personas que quieren un regalo especial "los diputados y senadores nos compran la colección completa de 68 presidentes y virreyes". Con todo cuidado pintan los detalles de cada personaje. Si uno quiere hacer su propio retrato en barro también lo hacen.

La familia Núñez hace además figuras de nacimiento, medallas de barro o personajes típicos (cargadores, músicos o mariachis). Es gente muy amable y sencilla que te ofrecen una silla y un vaso de agua en lo que te platican muchas anécdotas.

Tomé mi figurita, agradecí el vaso de agua y salí maravillado :D

2 comentarios:

Ustedes hacen el blog :)