miércoles, 20 de julio de 2016

Tijuana



La idea que los chilangos tenemos de Tijuana (los que nunca hemos ido para allá) es la de una ciudad medio sórdida, de rompe y rasga, con polvo y cantantes que van con sus instrumentos por la calle.

No se rían, tijuanenses, es verdad.

Eso se debe a los clichés y lo reconozco con vergüenza. Supongo que son los mismos clichés de cuando alguien viene a la Ciudad de México y piensa que todo es Tepito :'P Los fuereños deben de pensar -cuando llegan a Reforma o a la Condesa- que esto no es la Ciudad de México.

**
El avión me dejó en Tijuana y tuve que hacer un vuelo de conexión de 6 horas: tiempo suficiente para salir del aeropuerto y echarme una chelita. Lo primero que ves es el puente binacional, para pasarte caminando a los Estados Unidos. Nunca pensé que la frontera estuviera tan cerca. Bonito y moderno.

Salí del aeropuerto y agarré un Uber. Le dije al conductor:

- Es mi primera vez en Tijuas
- Pos bienvenido
- Llévame a algún lugar donde me pueda echar una chela
- Ah pos a una cantina

Me llevó a un lugar que se llama Plaza Fiesta, en donde -según me contaron- se juntan los gringos a tomar. Fresísima O_O Yo pensé que iba a ser un lugar donde tendría que cuidarme, pero después de las cantinas de Sinaloa, me sentí como en un set de cine.

***
De hecho, Tijuana me dio la impresión de estar en un set de cine de una película sobre México: letreros y tiendas en inglés y en español, lugares con decoración very mexican (es decir, madera y piñatas), taquerías "tradicionales" donde hay gringos comiendo -me imagino que ni de locos se meterían a una taquería del centro de la CdMx, con cucarachas. Pasé por una plaza/ mercado muy parecido a los que hay en McAllen y estuve curioseando en una licorería donde vi que los precios están un poco más caros que acá en el centro. Raro, yo esperaría que estuvieran más baratos.

Agarré otro Uber que me llevó a calles menos turísticas, pero aún así parecidas a las de la capital. Me contaba el conductor que sí hay zonas feas, pero están al norte. Ni modo, para otra vez será. De regreso pasé al Museo de las Californias y me gustó mucho.

Tijuana es un lugar al que debo regresar.

2 comentarios:

  1. Ah Tijuana tan hermosa!
    México es un país de contrastes y en la frontera se acentuan tanto.
    Yo no sé que tiene, pero es mágica

    ResponderEliminar
  2. Estuviste en mi rancho. Pues Tijuana, como dicen los que la visitan, es un mosaico cultural. Cuando vuelvas si te adentras en la ciudad, notarás que al lado de una casa grande y lujosa puede haber un jacal, aquí no hay gran distinción y hay tanto que los que somos de aquí aún no hemos descubierto. Saludos!!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)