jueves, 25 de agosto de 2016

El siguiente gran proyecto de Internet



Hace dos días estaba buscando el video de presentación de los Juegos Olímpicos de Tokio. Entré a YouTube y los primeros resultados eran los que ven en la imagen de arriba: decenas de videos en los que alguien comenta lo bonito que estuvo, pero del video nada. Nanais palomas. 

Esto se debe fenómeno conocido como "a que hago que le piques a mi dese", o en inglés Clickbait. El Clickbait ya fue comentado en este blog, y es ese truco vil y ruin en el que los sitios populares hacen que des dos o tres clicks para llegar al contenido que buscas. Upsocl, Playground, Sopitas y hasta los portales de noticias aprovechan la buena fe del internauta que le pica al link que te ofrece cosas espectaculares y en las que no vas a creer lo que pasó después. ¿Qué ganan con eso? Tráfico, tiempo de estancia en su sitio. Que por cada segundo que pases esperando a que cargue el video, ellos te pasan anuncios.

Lo mismo pasa con los videos de YouTube: en vez de mandarte directo a la información tienes que ver primero cómo un YouTuber de cara bonita te explica lo que estás a punto de ver (eso en el mejor de los casos porque en el peor tienes que ver su descripción como inserto).


Cuando hace años se nos dijo que internet era la plataforma en la que todos podríamos generar información y comunicarnos con los demás, muchos se lo tomaron muy a pecho. Hay un exceso de contenido por todos lados, cada día se abren nuevos blogs, nuevos portales. Todas las agencias de publicidad quieren tener su propio portal de noticias esperando ganar carretadas de dinero. Pero el exceso de información genera censura por sí mismo. El 90 por ciento de lo que estamos generando es material que se olvidará en horas.


***

No es un fenómeno nuevo, pero cada día se marca más. De hecho su crecimiento ha sido exponencial en la época de YouTubers.

He pensado que el siguiente gran proyecto de internet tiene que ser tan altruista y revolucionario como lo es Wikipedia. Tiene que ver con la curaduría de contenidos. Tendrá que ver no con la presencia de personalidades, ni el lucimiento personal, sino apelando a lo básico: a buscar y separar la paja en una internet que se llena más y más de basura.

¿Cómo lograrlo? Supongo que se tendrá que comenzar consiguiendo personas que se la pasen dragando la red. Dichos curadores (<--- palabra clave) necesitarán una plataforma en la que vayan colocando lo que a su juicio es lo más importante de lo que va pasando. La regla será, no dar más de dos clicks para llegar a donde quieres. Sin tiempos de espera innecesarios, sin pantallas que salten a cada segundo. Sin publicidad intrusiva.

Wikipedia es un buen ejemplo de un pilar internetero en donde tú no sabes quién es el que está detrás de la pantalla (aunque a veces quisiéramos) editando el contenido. Se mantiene de donaciones, sin publicidad alguna. Y aún así la Fundación Wikimedia es una de las más importantes del mundo. Habría que resolver el problema del dinero: ¿pagarían ustedes por una red sin paja? ¿sería inviable hacerlo? Además queda el punto del curador ¿quién estaría capacitado o no para poner lo que él considera que es importante?

Pensaré en ello. Lo cierto es que he platicado muchas veces sobre lo difícil que está resultando encontrar el buen contenido. Ya no quiero darle clicks a portales en donde hay cinco párrafos de nada para poder llegar a un video. Me molesta que un productor profesional haga un video para que alguien más lo tome y le ponga su marca de agua.

***

Sin embargo, así ha crecido la red: libre, toma su camino. En 25 años de existencia se ha diversificado de maneras que no pensábamos. Me asusta un poco que no haya investigación en esto o que el humor se haya comercializado, como si fuera una fórmula de refresco. Supongo que habrá que pensar en cómo organizar esto, ahora que se puede.



1 comentario:

  1. Imagino que por eso ya viene YouTube Red.

    Sí, YouTube Red, no RedTube, cochinotes!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)