martes, 1 de noviembre de 2016

Cronicas de viaje: mojarritas y tegogolos



El hombre se sienta en la orilla del malecón de Catemaco, saca su botecito de plástico donde tiene algunos pequeños charales, y los pone en su vieja caña, que ha tirado mil veces al lago.

Una y otra vez, una y otra vez.

Pica una mojarra, que quita con todo cuidado del anzuelo y la coloca a un lado. Repite este ciclo muchas veces hasta que junta tres.

Puedo imaginar que después de eso va a su casa, comparte con su familia lo que sacó en toda la tarde y cenan. Sin más dinero, toman lo que el lago les da.

***



Junto a la orilla de la carretera hay muchos puestos que anuncian tegogolos y camarones. Pregunté: los tegogolos son unos pequeños caracoles marinos. Son de color café y del tamaño de una moneda de cinco pesos. "Son unos callitos muy sabrosos" me dijo el vendedor.

Los buzos los sacan del fondo del lago. Los sirven en coctel o en ensalada. Los pueden combinar con camarones.

Hay muchos puestos que los venden. "Cada vez es más difícil sacarlos, pruébelos, quien viene a Catemaco y no probó los tegogolos es como si no hubiera venido" dijo un taxista.

- ¿Les cuesta trabajo sacarlos? -le dije al del puesto
- Es que ya no hay como antes
- ¿No será que se los están acabando?
- Pos sí
- ¿Y porqué los siguen sacando?
- Pues pa' venderlos

Lo que está mal es no saber cómo aprovechar los recursos, pienso :S


1 comentario:

  1. Wow tantas cosas que hay mas allá de las enchiladas, sopes y tamales, tmb investigaré de ellos... Oye y sí los probaste? Están ricos?
    Saludos!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)