lunes, 21 de noviembre de 2016

La Filij y su cambio de sede


La Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil tenía como sede (hasta el año pasado) el Centro Nacional de las Artes, en el sur de la CdMx. Ya le estaba quedando chica, lo cual es una noticia buena ya que indica dos cosas:

1) Que cada vez hay más editoriales de libros infantiles (lo cual no necesariamente quiere decir que todas vendan, pero se infiere que sí)
2) La Feria dejó de ser un espacio donde la gente va solamente a comprar cosas, sino que lo ven como un paseo pa' sus niños

Y eso, por donde se vea, está chingón :)


1
Buscar una sede para una feria tan grande en la CdMx está difícil. Sobre todo porque es una feria gratuita. Está el Zócalo, por ejemplo, pero aún así el espacio es pequeño. Se decidió que el Parque Bicentenario (en los terrenos de la vieja refinería de Azcapotzalco) sería el lugar ideal. Además tuvo grandes ventajas: la mejor es que el norte de la ciudad casi no tiene actividades culturales. Por increíble que parezca (y para los que no viven en la capital, les resultará extraño), casi todas las cosas de cultura se hacen en el centro o hacia el sur.

¿? ¿Por qué? Misterio...

Tal vez la razón sea porque el norte siempre fue una zona industrializada y de difícil acceso. Tal vez sea algo histórico, porque el sur siempre ha tenido mejores vías de comunicación. Sepa la bola. El punto es que esta vez se escogió el parque: grande, espacioso, con buenas explanadas. Se puede llegar por el metro Refinería. Según yo fue una buena decisión.



2
Antes de la feria estuve platicando con algunas personas del mundito (mundote) editorial. Algunos me decían:
- ¿Qué va uno a hacer hasta allá? ¡Está lejísimos!
- Noooo, allá no llego ni a patadas
- ¿Dónde demonios está ese lugar?

Lo cierto es que es muy fácil llegar: uno sale del metro y está enfrentito.

Sin embargo hay muchas cosas qué ajustar: percibí que la gente del parque no estaba acostumbrada a tener tanta gente y hasta los guardias de seguridad (que no dependen de la Filij) se sacaron de onda. Hacían revisión de mochilas sin sentido (es decir, nomás echaban un ojo por encimita) y ayer que llevaba un ramo de flores me dijeron:

- Las flores no entran
- ¿Por?
- Porqueeee... no. Se quedan aquí en la entrada

Les expliqué que formaban parte de una presentación de libro y me dijeron que iban a pedir autorización. Al final sí me dejaron, pero parecía que estaba metiendo una bomba molotov.

También los vendedores ambulantes llegaron como parvada afuera del parque y vendían tlayudas, pan, carnitas, tacos, dulces, agua y cigarros. Y todos tenían gente porque la oferta de restaurantes alrededor se reduce a un Vips que estaba abarrotado. La Feria dispuso una zona de comida, pero era puro chuchuluco.


3
Lo mejor del asunto es que las editoriales se están aplicando muchísimo para que la gente lea. Hace poco escuché que la Feria del libro de Monterrey estaba sola y fue un fracaso rotundo. No sé si será verdad, pero algunos amigos me dijeron que la gente no estaba dispuesta a pagar 15 pesos de entrada. Tal vez sea así y tal vez la gran ventaja es que acá es gratis.

Vi algunas presentaciones, algunas con música y otras platicaditas. La feria puso mesas por todos lados para que los autores firmaran libros y los niños se acercaban con su autor favorito a platicar y a tomarse fotos. También había conciertos, cuentacuentos, arlequines y conferencias que en su mayoría estaban abarrotadas.

Ya me enteraré qué tal estuvo la venta. Les platico cuando sepa :) Lo cierto es que platiqué con varios chiquitines y todos iban muy contentos, que es lo importante :D

5 comentarios:

  1. Yo frecuento el parque y la vigilancia es estricta. Con la finalidad de conservar el parque y evitar el vandalismo no dejan pasar nada. Lo de las flores tiene cierto sentido teniendo en cuenta que están protegiendo la flora del parque, la cual está muy bien cuidada (seguro alguien les dijo a los polis que ingresar flora externa puede contaminar la polinización o algo así)

    ResponderEliminar
  2. Hola Memo, que buena onda que los eventos los ubiquen en mas lugares fuera de lo común :)
    En cuanto a la feria que hubo en Monterrey, yo siempre he ido año con año hasta ahora. Y no fue por no querer pagar, sino porque había una fila enorme para pagar y me dio flojerita hacerla jaja. Pero por fuera también hacen sus eventos, igual y por eso te contaron eso, pero a mi parecer el dia que yo fui (domingo) batallamos hasta para estacionarnos, creeme que nunca habia visto tanta gente para una exposición :D pero como te dije, eso fue por fuera, adentro del recinto no sabría decirte :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me contaron cómo estuvo desde adentro: unos se quejaban de que ese día había partido de fut y no llegó gente. Otros me dijeron que en toda la semana no había nada y que hasta cerraban temprano. También me contaron una cosa loca: me parece que el lunes cobraron 200 pesos ¿no? Que porque iban a ver a escritores y a platicar con ellos. El resultado, al parecer, fue desatrozo.

      Eliminar
  3. Hace aaaaños que no voy a la FILIJ, siempre he vivido en el sur, por lo que ir hasta Refineria sí se me hacia lejos, pero como dices, está super accesible porque queda bastante cerca del metro, pero al final ni fui, jaja xD Pero qué bueno que haya asistencia y se promueva la lectura :D

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)