viernes, 13 de enero de 2017

Aldea Huasteca

La Aldea Huasteca


La cosa es así:

1) Llega uno a Ciudad Valles.
2) Busca uno el "Arteli" que en un principio yo no sabía lo que era, pero luego me enteré que es una tienda muy popular.
3) De ahí pregunta uno dónde salen los taxis a la Aldea Huasteca.
4) El taxi cobra 20 pesos por persona y recorre 11 kilómetros en medio de cañaverales.
5) Te deja en medio de la carretera.
6) Lloras.

Bueno, lloras poquito porque el lugar donde te deja es este:

¿Y de aquí a dónde?

Y te preguntas seriamente si estás en el lugar correcto. Pues resulta que sí: de ahí hay que caminar un kilómetro rumbo al río y llegas a un campamento ecoturístico que tiene muchas recomendaciones en todas las páginas de viajes. Aldea Huasteca es una pequeña villa para los turistas que quieren visitar las maravillas naturales de la huasteca potosina. De ahí salen tours a la cascada de Tamul, a la cascada de Micos, al Puente de Dios, a Xilitla, a rapelear, a remar o a todas esas cosas que uno –como Godín sedentario– no haría regularmente, pero que en vacaciones uno se anima a probar.

Y el lugar es glorioso, oh sí.

Vean nomás qué chulada
Para dormir te dan una pequeña choza hecha de palma que ellos llaman "bollos". Los baños son comunitarios, pero limpios. Al ser ecoturístico uno tiene que llevar su propia toalla, jabón y zacate. Ahí va uno en las mañanas a darse un regaderazo (regadera individual, eso sí) junto a un montón de tipos que no conoces.

Lo mejor de la Aldea Huasteca es la gente que te atiende.

**
¡Vámonoooos!

Uno puede tomar el tour que ellos te dan o puedes irte por tu cuenta. Pero los tours están muy bien organizados: ponen en un pizarroncito a qué hora te toca desayunar y a qué hora pasa la camioneta por ti. Los que te llevan son chicos entusiastas de los alrededores:

- ¿QUÉ TAL? ¿YA ESTÁN LISTOS PARA LA AVENTURA DE LAS CASCADAS?
- Bss bsss ññññ -dice uno con lagañas en los ojos
- ¡ÁNIMO, ÁNIMO, ÁNIMO!

Al principio me sacó un poco de onda tanta energía, pero si te dejas llevar está bien :)

Al estar lejos de la civilización, ellos te dan desayuno, comida y cena. Tienen un comedor muy coqueto y si tienes una dieta especial -digamos que no comes carne- la cocinera te dice:

- No se diga más, dame unos minutos y te hago otra cosa

Y sale con manjares :D


El comedor
Ahora bien:

- No hay tele, ni internet, ni señal (ni quien la quiera)
- Los horarios del comedor son únicos y no hay servicio a otras horas. Por ejemplo, la cena se sirve a las 9 de la noche, antes de eso no hay ni papitas.
- Hay un montón de turistas, algunos buena onda y otros no.
- No venden alcohol, pero sí te dejan llevar el tuyo.

Y entonces uno se pregunta si vale la pena. Pues sí. Yo que nunca había contratado un tour a ninguna parte (siempre ha sido por mi cuenta), descubrí la maravilla de no tener que preocuparte por nada ni tener que correr porque vas a perder el camión. También descubrí que con un poco de buena actitud puedes aguantar las clásicas reuniones alrededor de la fogata en las que un animador saca la guitarra para que todos canten.

Es un lugar súper bonito, muy respetuoso del entorno y muy seguro. Si tienen oportunidad, traten de ir. No se van a arrepentir. Su página de internet es esta :)

¡Ya quiero regresar, mamáaaa!



1 comentario:

Ustedes hacen el blog :)