miércoles, 18 de enero de 2017

Botana cantinera

Cantina en Xilitla, San Luis Potosí.

Cualquier hombre puede llegar a su casa con un six de cervezas en la mano, sentarse en su sillón preferido, poner unas canciones de José José y entonces sí, a empinar el codo. Sin embargo esta actividad (que no costaría más de 72 pesos) lo convertiría en automático en un "borracho de buró", es decir, un tipo que se emborracha solito en su casa y que –según el cliché– gimotea pensando en amores pasados.

No hay nada más patético que ser un borracho de buró. Lo sé porque yo he pasado por ahí.

Para que los hombres no pasen por este calvario indigno, desde tiempos inmemoriables se abrieron las cantinas y los botaneros: lugares en donde se puede ir a beber con libertad, sin pasar por la vergüenza de embriagarte solito en tu casa.

Hago esta reflexión porque el otro día leí a un autor mexicano que decía algo así como "es en las cantinas donde se puede ver la idiosincracia de cada región del país". Falso. Esta reflexión no puede venir más que de un ígnaro que no ha visitado cantinas en su vida.

En realidad todas las cantinas que he visitado (y sepan que han sido muchísimas, porque no iré a la iglesia, pero qué tal ir a tomar cheves ¿vedá?) los hombres se comportan exactamente igual. No hay diferencia: la cerveza en la mesa, te le quedas viendo, la cerveza se te queda viendo, la tomas delicadamente y sopas, te la empinas. La relación cerveza-hombre se termina dependiendo de la garganta del susodicho y de su economía.

Ahora bien, también la relación hombre-hombre (es decir, entre los otros borrachales de la cantina) es la misma y responde a un código de conducta que traemos en los genes etílicos:

1) No puedes hacer contacto visual mucho tiempo con otros hombres bajo riesgo de que te digan "¿Qué?" "¿Qué de qué?" "¿Qué me ves?" "¿Qué me ves de qué?" "¿Pues qué o qué?" "Pues nada ¿o qué?" seguido de un jab a la mandíbula.

*
2)  Si alguien se queda dormido en la mesa de tanto beber, lo tienes que dejar ahí. No puedes agarrar sus cosas, no puedes moverlo, no puedes hablarle hasta que se despierte o comience a convulsionarse. Es la ley. A eso va. Seguro en su casa no se puede quedar dormido, hay que dejarlo o –si uno es muy cursi– hacerle "sh sh sh sh a la rorro ya"

*
3) No debes hablarle a los parroquianos de las otras mesas a menos que te den la entrada para platicar. No hay nada peor que un tipo impertinente que se pone a hablarle a los demás. Además hay que pensar que uno va a la cantina a aislarse, hay que respetar. ¿Cuáles son las señales de entrada? Fácil: si el borracho de otra mesa levanta su botella y dice "salú", es que quiere platicar. Si inclina la cabeza y se agarra el sombrero, es que quiere platicar. Si hace la cabeza para atrás en un movimiento rápido como si le diera hipo, es que quiere platicar.

Ahora bien, si tú tienes ganas de platicar y no hay nadie que se preste, siempre está el cantinero. Estoy seguro que no va a pelar nada de lo que digas, pero para eso está, para contestar con un "ajá", "no", "saaabe". El que paga, manda.

*
4) Las cantinas son para beber, no para portarse como turista. El secreto de meterse a cualquier cantina sin temor a que te corran es que tienes que llegar, pedir y sentarte tranquilamente. Nada de sacar fotos, ni platicar a bocajarro. Nada de "oiga, yo quiero una piña colada", esas son niñerías. Nada de "cht cht mí deme un sidral". Nada de "oiga, no hay papel en el baño", uno se limpia con lo que haya y listo, sea una novela policiaca o la mano.

Eso lo convertirá a usted, querido lector, en un borracho de respeto, que puede embriagarse hasta salir arrastrándose de la cantina y no en un patético borracho de buró que se embriaga solo en casa. ¿Verdad que es más digno así? :'P

2 comentarios:

  1. Esos son los post que me gustan Memo, que hablan de tu vida, anecdotas y vivencias.

    Saludos y espero que sigas subiendo cosas así :)

    ResponderEliminar
  2. cuando vengas a oaxaca debes de conocer "LA POBLANITA" creo una cantina con mucha historia ... es conocida por las madres... tienes que visitarla cuando andes en oaxaca

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)