sábado, 21 de enero de 2017

La Era Trump


Veía ayer, aquí en la redacción, la toma de poder de Trump. Debo decir que lo ví con bastante espanto, con desagrado completo y con un poco -un poco- de admiración.

- Este wey está diciendo todo lo que la gente quiere escuchar
- Sí, completamente populista -me dijo mi amigo Tacho
- ¡Qué listo!

Cuando uno piensa en políticos populistas mexicanos, el primero que viene a la cabeza es López Obrador. Su discurso ha sido, durante años, quitarle el poder al gobierno y dárselo a la gente. La diferencia báica con Trump es que Obrador señala al "gobierno" como un ente ajeno al que hay que derrocar.

Trump no. Trump se levanta con toda su arrogancia y señala "yo les devuelvo el poder a ustedes, la gente". Se levanta como el todopoderoso en lo más alto del gobierno estadunidense. Su discurso puede leerse como "ustedes estadunidenses, son los chingones. Si nos unimos, nadie nos puede ganar. Nos va a cuidar Dios y nos vamos a cuidar nosotros. Y nadie va a quedar relegado, aquí todos vamos a jalar parejo".

Caray. Si un político mexicano diera ese discurso, levantando la moral de los connacionales, es obvio que votaríamos por él. No nos importaría cómo lo fuera a hacer. Ahí fue donde ganó Trump.

**
Pero el cómo hacerlo, ahí es donde todo falla. Es imposible olvidar todos los factores externos de la economía global y no tomarlos en cuenta. Suena muy bien eso de "vamos a darle empleo a todos los estadunidenses, porque aquí se necesitan", pero sus soluciones son básicas e ingenuas.

Yuval Noah Harari, profesor de historia de la Universidad de Jerusalén señala en su libro Homo Deus:

"Hace siglos, el saber humano aumentaba despacio, de modo que la economía y la política cambiaban también a un ritmo pausado. En la actualidad, nuestro conocimiento aumenta a una velocidad de vértigo y teóricamente deberíamos entender el mundo cada vez mejor, Pero sucede exactamente lo contrario [...] somos menos capaces de dar sentido al presente o de pronosticar el futuro. En 1016 era relativamente fácil predecir cómo sería Europa en 1050 [...] por el contrario, en 2016 no tenemos ni idea de cómo será Europa en 2050. No podemos decir por qué clase de sistema político se regirá, cómo estará estructurado su mercado laboral"

Noah Harari señala además, que debido a estos cambios es completamente imposible que una persona sea experta en todo los temas y factores que cambian nuestra historia y que solo nos dejamos llevar, como gordo en tobogán (eso no lo dice, pero me gusta esa imagen mental :'P).

Lo peligroso de Trump es que él mismo se ve como un experto en todo: experto en hackers, en economía, en relaciones internacionales, en cambio climático, en tolerancia, en drogas, en Rusia. Y que su idea de estadunidenses es el típico blanco, güero de ojo azul. Veamos cómo nos va con eso los siguientes cuatro años. Llegó la era Trump.

1 comentario:

Ustedes hacen el blog :)