lunes, 19 de junio de 2017

La Merced


Llega un momento de la madurez de todos los hombres, en la plenitud de la independencia, cuando te haces una pregunta que va a definir el resto de tu vida. Esa pregunta es:

- ¿No me estarán dando muy caros los aguacates en el tianguis?

La respuesta a esa pregunta es crucial. Si a uno le da igual, seguirás comprando aguacates a 100 pesos el kilo, dilapidando tu quincena. La otra opción es comprarlos en el supermercado, donde siempre están verdes. La tercera opción, y la peor, es que dejes de comer aguacate.

Pero la mejor opción es siempre cuestionar científicamente el precio de los aguacates y los jitomates. Y entonces alzarás los hombros y dirás "bueno, a ver qué tan baratos están en La Merced".

***

En la Ciudad de México hay dos equipos: los que compran en la Central de Abastos y los que compran en La Merced. De hecho, antes de que existiera la Central, todos los camiones que venían del campo llegaban directamente a la Meche. Ahora no, ahora se reparten. Yo siempre fui del Team Central de Abasto, porque según yo es más rápido entrar y salir de ahí.

Sin embargo La Merced tiene algo que no tiene la Central: los marchantes. En la Central todo es muy frío, no puedes ni platicar, ahí tienes a toda la gente empujándote. La Merced, por ser un barrio tradicional, tiene esa calidez de mercado mexicano:

- Póngame medio de papa
- Uhhhh ¿no quiere el kilo? Está a quince
- No, medio nomás
- Mire, llévese el kilo y le doy una receta –dice la marchanta– agarra unas cebollas con jugo de limón, les pone ajo y bla bla bla

Y te convence de llevarte un kilo.

Uno va por La Merced, comiendo todo lo que se te atraviese. Que un vasito de sandía de a 12 pesos, pos me lo echo. Que una semita con aguacate de a 11 pesos, pos nos la echamos. Que un tepache de a 10 varitos, pos venga. Empanadas a 5 pesos, caguamas a 25. Y luego, mientras estás comiendo, te das cuenta que junto a ti venden una playera 100% algodón a 20 pesos. Ni modo de no aprovechar. También esa cinta canela que te hacía falta, el comal, nopales, pimientos, hoja santa, hongos para hacerte un taco en la semana y harina.

Y tú, que nada más ibas por aguacates, sales del mercado cargando tremendo bolsón y te regresas en el metro empujando cristianos. Veo mi reflejo en un aparador y veo con horror que me volví ese señor con sombrero de paja y que lleva su mandado en el lomo. ¿Cuándo pasó esto? XD

Y ahora ¡fotos!








5 comentarios:

  1. Mano, ¿qué no es "cemita" con aguacate?
    http://dle.rae.es/srv/search?m=30&w=cema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende si está hecho de sémola: https://www.laroussecocina.mx/diccionario/definicion/semita

      Eliminar
  2. Tendra como dos años que no voy a la Meche, tu post me ha hecho extrañarla :(

    ResponderEliminar
  3. Lo verdaderamente importante del post es cuánto te costó el kg de aguacate???

    ResponderEliminar
  4. Vengo a preguntar lo mismo del precio del aguacate y a decirte que me pusiste nostálgico que hasta me dieron ganas de comenzar un blog

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)