lunes, 24 de julio de 2017

Parques chilangos


Hace muchos años (exactamente en la década de los 60) el Departamento del Distrito Federal, a través de la Dirección General de Obras Públicas, se dio a la tarea de mejorar los parques y jardines del otrora DF. No sé muy bien quién habrá sido el arquitecto de tal programa, pero lo hizo tan bien que quedó en la memoria de todos los chilangos. Verán:


Puedo imaginar que lo primero que dijo el encargado de este programa, fue:

- Hay que hacer mobiliario urbano que dure y que no se eche a perder
- ¿De qué lo hacemos?
- Pos de cemento, eso va a durar pa' siempre

Y tuvo razón: hoy algunos parques todavía conservan esas sillas y banquitos de cemento. Leo en el blog "Mueble Mexicano" lo siguiente:

"La silla individual es tal vez la más reproducida de todos los diseños de la colección [...]. La silla arranca desde el piso con una base trapezoidal en la que descansan el asiento y el respaldo, ambos repiten las formas trapezoidales, dando al mueble un aspecto prismático y muy geometrizado. El asiento, mucho más grueso que el respaldo, tiene un surco al medio, que funciona como desagüe para que evitar encharcamientos de agua y poder tener una inclinación ergonómica"

Pero eso no acabó ahí: para que los chamacos como yo se divirtieran, hicieron una serie de juegos que estaban muy bien pensados. Por ejemplo...


Esta pirámide con resbaladilla era mi máximo cuando era un chamaquillo traviesillo. Me podía trepar por todos lados y dejarme caer como piedra. Yo creo que va a durar hasta el fin de los tiempos porque no creo que haya nada que la destruya ¿Qué habrá dentro?

Pero hay más. También hicieron toda una serie de animales en cemento que siguen ahí, esperando a que los chamacos se suban a ellos. Había de todo: gorilas, leones, jirafas, elefantes, rinocerontes, cebras. Tenían ese hueco en la parte central donde podías hacerte bolita :0


Y ya en el colmo de la modernidad, se les ocurrió hacer juegos tubulares para que los niños se treparan. A los papás de antes no les daba miedo que los niños se cayeran de cabeza y se descalabraran ¡qué va! Las mamás se ponían a platicar en los banquitos mientras los niños correteaban y se trepaban como changos sin mecate.


Me gusta el diseño del juego de aquí arriba. Es como una cápsula espacial ¡qué moderno!

¿Alguien tiene información de quién hizo estas maravillas? ¿Todavía hay este mobiliario urbano por los parques de su casa?

2 comentarios:

Ustedes hacen el blog :)