lunes, 28 de agosto de 2017

Cámara Escondida


El otro día estaba viendo un video de esos de Cámara Escondida. Yo nunca he estado en uno de esos videos y no sé cómo reaccionaría (supongo que haciendo bobadas), pero me acordé de una anécdota muy extraña que vive en el fondo de mi mente. No sé si la estaré contando bien, pero es muy cercana a la realidad. Es así:

Hace muchos años salía en la tele un programa que se llamaba así: "Cámara Escondida" y lo conducía Óscar Cadena, que es el tipo gordito que aparece en la foto de arriba. Era como los Supercívicos, pero viejito. También pasaba videos que le mandaba la gente (¡en videocassette!) y denunciaba cosas que ocurrían en las calles. Era entretenido.

Bueno, la anécdota que les iba contar es así:

Un día íbamos -creo que mi hermana, mi papá y yo- en un vocho a altas horas de la noche en el Periférico. Eran los años ochenta y mi papá tenía un automóvil viejito al que no le funcionaba nada. Una de las cosas descompuestas era... el medidor de gasolina. Así que sucedió lo que tenía que pasar: nos quedamos parados. Al final solo pudo orillarse en una bahía de emergencia: una de las opciones era que mi papá caminara hasta la gasolinera más cercana (eran los ochenta, no había muchas), dejándonos a mi hermana y a mí a merced de los malandros a mitad de la noche.

Al final, la opción más sensata era parar un taxi y decirle que nos diera un poco de gasolina. Seguro la iba a dejar a precio de oro, y no traíamos mucho dinero, pero decidimos arriesgarnos. Se paró un chafirete malencarado y dijo que sí, que nos daba de su gas, pero que nos iba a costar un buen varo. Ni modo. Hicimos el cambio, llenamos un poco el tanque hasta que arrancara y luego...

No sé si a mi hermana o a mí se nos ocurrió decir "¡MUCHAS GRACIAS POR SU BUENA ACCIÓN! ¡AHORA VOLTEE A LA CÁMARA!". El taxista se sacó de onda y dijo "¿dónde? ¿dónde?" "¡Allá, allá!" le dijimos, apuntando a un edificio vacío.

El taxista volteó y saludó, muy feliz. Cuando le íbamos a dar el dinero dijo "nooo, cómo creen ¡Saludos a Óscar Cadena!". Y se arrancó.

Supongo que el siguiente sábado se buscó el la tele y al no encontrarse, nos mentó la mamacita :'P

4 comentarios:

  1. jajajaja que lista tu hermana

    ResponderEliminar
  2. Jajaja me tienes riendome como menso en la oficina jajajaja
    Es que esa frase la deciamos como el típico "soy un tontote queriendo escapar de mi misma vergüenza".

    Me encantan tus anécdotas Memo, eres genial!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajaja Justicia instantánea, se lo merece, pudo haber hecho la buena acción del día, pero por abusivo. Saludos!!

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)