sábado, 30 de diciembre de 2017

Mujeres tomando en público



Un día que estaba buscando información sobre unas recetas de cocina, me encontré un texto muy curioso en un libro llamado "El Cocinero Mexicano". Este libro se editó en 1830 y dice:

"Era un escándalo para nuestros mayores que se bebiesen licores espirituosos en las casas, y las [mujeres] que una que otra ocasión apetecían echar un vaso de vino, aguardiente u otro licor, tenían que ocurrir a las pastelerías, tan pobres entonces, que era necesario que un mozo fuese a comprar el medio o la cuartilla de plata a la más inmediata vinatería, adonde por ningún pretexto ocurrían las mujeres de la clase de recamareras para arriba".

Es decir, que las mujeres tenían prohibídisimo tomar alcohol en sus casas, ya no digamos en público. Se refugiaban en las pastelerías para hacerlo. ¡! Fue entonces que me pregunté, ¿de dónde viene esa regla de que las mujeres no deben tomar en público? (que afortunadamente ya no existe).

***

Bueno, eso tiene que ver con las cantinas. Antes había pulquerías y cantinas. Las pulquerías eran tradicionales de la Ciudad de México y las cantinas llegaron de Estados Unidos, copia de los Saloons que vemos en las películas de vaqueros. La primera vez que se dio un permiso de cantina, fue a "El Nivel" en 1857, lugar que ya no existe y que estaba en la calle de Seminario, junto a Palacio Nacional.

No es que no hubiera otros lugares para consumir alcohol pero "las mujeres decentes", como las llamó el botánico estadunidense Poinsett, no podían entrar. Solo podían entrar las mujeres que se expusieran a los deseos masculinos y con la advertencia que iban a ser ofendidas. <--- Espérense, esto es peor de lo que creen.

En las cantinas estaba este horrible letrero:



Lo odio.

****

Durante todo el siglo XX se abrieron varios lugares autorizados por la bendita Vela Perpetua para que las mujeres se divirtieran, tomándose un coctelito de vez en cuando. Clubes sociales y deportivos, como los que aparecen en las películas de Pedro Infante. Y en las cantinas ya entraban las mujeres, pero a atender a los hombres ¡PFTTT!



Llegó la liberación femenina en Estados Unidos y se comenzaban a hacer algunos congresos en México. En 1982 hubo un congreso feminista latinoamericano muy importante en la Ciudad de México y, para quedar bien, el presidente José López Portillo le pidió a Carlos Hank González que emitiera un decreto con el que las cantinas estaban obligadas a abrir sus puertas a todos.

¡Yeiiii! ¿Yeiiii?

No, pues el grito en el cielo. Los hombres protestaron en seguida: que les estaban quitando su lugar sagrado, que dónde iban a platicar ahora, que las mujeres a la cocina y los hombres a la cantina. Alberto Ángel "El Cuervo" (ese cantante bigotón) escribió algo francamente ridículo en su texto "La cantina ha muerto... la mujer la mató":

"Pero pues van a tener que remodelar todo. Para empezar pues… Cómo le van a hacer si nada más hay baños para hombres… ¿aprender a utilizar mingitorios? O también van a aprender a dibujar el “gallito inglés” en las paredes… Van a aprender a alburear… Con qué objeto si el albur es solamente para los hombres"

Y sigue:

"La cantina en México es ese sitio mágico en donde se pasa de pronto de la plática más soez acerca de las mujeres a la elevación de una oración que surge entre llantos para hablar de la única figura femenina considerada inmaculada y justa: La madre".

¡JA JA JA JA JA!

****

Lo que es cierto es que las cantinas tuvieron que modificar su baño, que ahora estaría separado. Es por eso que en algunas cantinas clásicas de la ciudad los baños son pequeñitos, porque dividieron el espacio. Y uno pensaría que de ahí todo ha sido alegría y felicidad pero...

¿QUÉ TAL SI LES DIGO QUE TODAVÍA HAY CANTINAS DONDE NO DEJAN ENTRAR A LAS MUJERES?

Y no me refiero a las cantinas de pueblo, que son como regresar a la prehistoria. No: en Monterrey una de las cantinas tradicionales (el Indio Azteca) le impide la entrada a las chicas, porque el dueño dice que no las puede defender si los hombres las ofenden ¿WAT? Sí, es anticonstitucional y es discriminatorio. Pero no solo allá: en la CdMx es uso y costumbre que en la cantina de El Mirador (en la colonia Tabacalera) las mujeres estén separadas de los hombres. Según los meseros, los clientes regulares les gritan y les chiflan a las mujeres para sacarlas.

RI-DÍ-CU-LO

En fin: me alegra saber que esto ya va de salida y, aunque todavía hay muchos prejuicios, espero que este post quede como una reliquia ridícula del pasado. ¡Salud a todos!

1 comentario:

  1. En Reynosa, Tamaulipas, también hay una muy conocida cantina que tiene ese letrerito prohibiendo la entrada a las mujeres.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)