sábado, 27 de enero de 2018

8 meses en el siglo X



Me encontré con este documental en el que un ruso es enviado al bosque durante 240 días con las mismas condiciones que tenían sus antepasados en el siglo diez. Le dieron algunas hachas, animales, granos, una cabaña, ropa hecha a mano y listo. A vivir de manera rústica.

Por muy romántico que pueda parecer esto, el tipo se vuelve casi loco: pasa sus días procastinando u obsesionado con hacer velas. Su relación con los animales cambia: en los primeros días se da cuenta de que matar a una gallina es completamente ilógico, porque le da huevos. Las cabras le dan leche, así que es un bien preciado. En algún momento se va a pescar como puede, con una caña de palo.

Un episodio terrible es cuando una cabra se mete en su cabaña y rompe cosas O_o Él cuenta que lo invade un ataque de ira y le rompe las patas al animal, después le corta la cabeza ¡! Y la empala ¡¡¡¡!!! Es hasta ese momento se da cuenta que algo le está sucediendo, ya que se considera una persona tranquila y no agresiva.

Miedo a la oscuridad, no saber qué hacer con la fiebre, miedo a las agujas. Todo lo que vivían nuestros antepasados. ¡Ah! Y si se preguntan cómo lo grabaron, es pura edición: cada semana, un pequeño equipo lo grababa durante una hora y después lo dejaban solo de nuevo. Para volverse loco X__X

1 comentario:

  1. Solo a un ruso se le pudo ocurrir esa idea de aislar a un animal sociable.

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)