viernes, 25 de mayo de 2018

Elecciones 2018


Ave sabe que, para mí, la época de elecciones es como si me dieran un Red Bull: me emociona mucho, leo todo, veo montones de spots, me gusta ver los debates, el día de las votaciones me despierto temprano, guardo recortes de periódico, etc.

Hoy que estoy en Milenio, es como si estuviera en un parque de diversiones. Me gusta muchísimo.

He pasado muchas elecciones presidenciales para asegurarles que lo que uno vota no es lo que uno recibe (¡ja ja ja!): muchos veían a Fox como un hombre cabal y sincero, y resultó un payaso. Antes, Salinas de Gortari prometía llevar a México al Primer Mundo y lo llevó a una de las peores crisis económicas. Peña Nieto prometía una reforma en todos los niveles y resultó un burrazo.

A veces me pregunto, ¿en realidad un día habrá un candidato que sea lo que México merece? Misteeerio...

Otra cosa que puedo asegurar es que en época de elecciones se pierden muchos amigos. Es que la gente es muy apasionada, oigan. Uno dice que va a votar por el candidato Chicharrín y tus amigos se enojan porque el bueno es el candidato Chacarrón. ¿En qué se basan para hacer tal afirmación? En que Chacarrón habla mejor y hace mejores chistes. ¿Qué dicen de la candidata Chacarrán? Si le vas a ella, te mereces un golpe en la mandíbula y eres un asno.

Así las cosas.

Ya falta poco más de un mes para cambiar de presidente. Lo que no va a cambiar es que el dos de julio nos vamos a levantar todos, vamos a tomar el metro para ir a trabajar, algunos irán por cervezas, en la noche regresaremos a la casa y tan tán. Las amistades seguirán ahí, tu familia igual: créanme que no vale la pena enojarse ahorita por las votaciones.

 Voten por quien quieran, pero voten. Creo yo que esa es la mejor opción.

1 comentario:

Ustedes hacen el blog :)