miércoles, 27 de marzo de 2019

#MeTooMx


El sábado en la mañana me mandó mensaje un amigo que vive en Guadalajara.

- ¿Ya viste lo del MeTooEscritores?
- Ya
- Huuuy, ya salió Fulanito, tsssss, no me extraña

De este asunto me enteré desde la semana pasada que Ana Ge puso un tuit acusando a un escritor llamado Herson Baona. Todos pensaban que ese tuit se iba a quedar perdido en la inmensidad de internet, pero desató toda una serie de denuncias en todos los ámbitos: no solo escritores sino músicos, periodistas, creativos, políticos, activistas. Es el movimiento #MeTooMx: un solo tuit, desatando un movimiento nacional, qué emocionante :0

El fin de semana me puse a revisar la lista y encontré a varios conocidos. Mi teléfono no ha dejado de recibir mensajes:

"Oye, ya salió X periodista"
"¿Ya viste que salió nuestro ex jefe?"
"Tsss, de ese wey no me extraña, yo lo vi acosando a una becaria"

Tengo algunos amigos con los que platico más:

- Fulanito escritor no ha tuiteado nada desde que lo acusaron
- Andan bien calladitos todos, mano
- Tsss se siente el miedo

Miedo es la palabra clave.

***
El lunes platiqué con una amiga editora de reconocida empresa:

- Nosotros estamos a la espera. Si las acusaciones son ciertas, vamos a romper contrato con Fulano
- Pues sí
- Se destapó una cloaca, Memo. Todos veladamente sabemos que el círculo literario es así: borracheras, favores, acoso. Yo misma que soy editora he sufrido lo mismo. Pero muchas veces lo justificamos con "es que es borracho y es intenso". Pero ya cuando son varias chicas acusando de lo mismo, pues hay que tomar medidas.
- ¿Medidas legales?
- Exacto. Creo que todos lo propiciamos. Tolerando excesos y abusos y creando una escenita literaria en la que son "rockstars" y les permitimos eso.

Ayer martes estaba platicando en la mañana con una amiga periodista:

- Sabíamos que los jefes abusaban. Ahora que salen tantos testimonios anónimos, no podemos más que darles el beneficio de la duda.
- ¿Qué dicen en tu redacción?
- Nadie habla de eso. Muchos jefes dicen "son anónimos, no hay que darles importancia". Pero pues no se puede de otra forma, más que desde el anonimato: muchas chicas temen represalias.
- ¿Y cómo se comportan?
- Todos están como seditas, ni hablan ni nada, hacen juntas en las oficinas

Otro amigo muy cercano me dijo:

- Yo no sé porqué no han acusado más a Zutano, es un cerdo
- ¿Y por qué no dices algo tú?
- Pues hasta que las chicas digan algo, yo no me meto

***

Me enteré que corrieron a un conocido de la editorial donde trabajaba. Esta editorial trae la bandera del antiacoso muy fuerte y decidieron cortarlo de tajo. Dicho conocido es "muy buena ondita", pero yo lo he visto ponerse violento cuando está borracho. No puedo imaginar la escena cuando le dijeron. Desde entonces no tuitea.

Todos, por lo bajito, están hablando de eso. Ayer un conocido periodista me dijo que ahí vienen las demandas legales "y está bien". Yo también lo creo. Decíamos que si bien algunos de esos acusados pudieran ser falsos o buscando alguna venganza personal, no se deben demeritar los testimonios directos:

- Ya ves, el ilustrador que todos dijimos "ese no mata ni una mosca", resultó un violento, acusado por su ex pareja.
- ¿Tú tienes las manos limpias?
- Yo creo que sí. Pero me da mucho miedo que algún loco diga "me lo voy a chingar y voy a poner un testimonio anónimo". Podría pasar.
- Sí, podría pasar -le dije- pero creo que esto se está asentando. Al final, van a salir muchos nombres repetidos. 


***

A mí me ha tocado ver escenas "de borrachos". Es decir: cuando los periodistas, escritores, creativos o lo que sea, se les trepa el alcohol se ponen bien locos y hasta comienzan a aventar cosas. Directamente nunca me ha tocado ver que le agarren la pierna a alguien o que acosen. Pero no dudaría que ya en privado, lo hagan.

Lo cierto es que, lo que deja ver esta oleada del #MeTooMx, es que el abuso de poder se da en todos los ámbitos. Personas que tienen un poquito de poder, abusan. Lo interesante también será ver qué hacen las empresas que tienen entre sus filas a los acusados.

Una revista en la que colaboraba emitió un comunicado diciendo que ellos no toleran este tipo de actitudes. Estoy dentro de un grupo de FB que alberga a unos 15000 creativos de diferentes empresas de publicidad y ahí todos lo comentan, pero muchos no hacen nada y hasta lo solapan. Salen y salen casos. Qué miedo.

Le decía a un amigo escritor:
- Digamos que las ferias del libro deciden no invitar a los escritores que de plano están acusadísimos ¡Se van a quedar con la mitad del elenco!
- Pues sí, pero está bien, que se los chinguen –me dijo

Escribo todo esto, porque estoy seguro que muchos están hablando de lo mismo. Y lo pongo solo como testigo de lo que está pasando fuera de Twitter. Esta semana estaré buscando a otras personas y, supongo, que adelante volveré a postear de lo mismo.

#MeTooMx

3 comentarios:

Ustedes hacen el blog :)