jueves, 3 de octubre de 2019

Ferias de Libro



Ahora que soy un autor desconocido y que me han llevado, afortunadamente debo decir, del tingo al tango a las ferias de libro, puedo contar cómo se ven las cosas desde adentro. Es una cosa muy curiosa, verán.

Por principio de cuentas, llevar autores a las Ferias de Libro no es negocio para nadie, a menos que seas un figurón como Alberto Lati o mi querida Laura García. Sin embargo, los gobiernos estatales y municipales tienen la misión de que la gente lea. Para ello asignan ciertos recursos a la cultura.

- Tenemos que traer autores, para que la gente se acerque a la feria municipal de Acayucatlán -dice algún funcionario
- Búscate algunos
- Digamos Xavier Velasco o JK Rowling
- Pregunta cuánto cobran por venir

Acto seguido, el funcionario se pone en contacto con las editoriales, y al ver que sale en un ojo de la cara, prefiere meter autores de medio pelo y rellenar con desconocidos. Ahí es cuando entra el Memo.

Esto puede sonar a exageración, pero he sabido de Ferias que anuncian a escritores internacionales y a la mera hora los cancelan.

***

Para los autores como yo, las ferias resultan una bendición. Sobre todo porque estamos seguros que cualquiera va a comprar a Leslie Polinesia, porque es famosa, pero mi labor es ir a platicar de qué se trata mi libro, y hacerlo lo más ameno posible para que la gente se acerque al stand de la editorial. En las presentaciones que he hecho me he vestido de astronauta, de ranchero, he llevado cacas de plástico, vasos de refresco viejos y he regalado dulces. Todo por la lectura.

Sin embargo, un amigo que se dedica a eso me contó que cierta escritora pide un camerino para ella sola, tequila, dulces y agua del Himalaya. Nunca me dijo quién es, pero sospecho que debe ser Guadalupe Loaeza o alguien similar. También me dijo que otro autor pide 40 mil pesos por presentación y otro más, que lo lleven en avión de primera clase.

Para el resto (es decir, como yo) lo común es que te manden los boletos de camión a la mera hora, te paguen el hotel y tres comidas. Yo con eso me conformo, total, me sacan a pasear.

***
Lo primero que hace uno al llegar a las ferias es ver el lugar donde te vas a presentar: auditorios grandes, chicos, foros, un templete con dos sillas, un rincón viejo. Luego, viene la pregunta obligada:

- ¿Vendrá gente a mi presentación?

Aquí lo conveniente es tomar dos actitudes: "me vale que no venga gente, de todos modos ya estoy aquí" o "me convierto en merolico y comienzo a jalar público". Y ahí está uno gritando a bocajarro "¡Acérquese, acérquese, ya va a empezar la presentación, acérquese!". He comenzado presentaciones con cinco personas y terminado con auditorios llenos, sobre todo porque Luis Sopelana y yo somos muy babosos, y nos la pasamos risa y risa. Supongo que la gente cree que somos standuperos.

Las ferias de libro tienen a las editoriales más comunes vendiendo libros. También están siempre los stands de la revista Algarabía (cómo trabajan, caray), de cómics, de libros de ángeles, cuarzos y algunos más que tienen libros a 20 pesos en el botadero. Esos siempre tienen gente.

A veces las ferias están organizadas adentro de canchas deportivas, en teatros o en plazas de armas, en donde ponen lonas para que no pegue el sol. La desventaja de esto es que si no están bien puestas se cuela el agua cuando llueve y ahí está uno con el abrigo hasta arriba para que no te agarre el chiflón. Eso me pasó el domingo, que es la foto de arriba.

***
Pero ya me la sé. También ya sé que a veces los presentadores no tienen idea de quién eres y que no les pasaron los datos, así que lo que hago es agarrar el micrófono y presentarme yo solito. También me ha tocado que en la ronda de preguntas y respuestas, la gente dice algo de su vida personal, y me dan ternura. Total, de eso se trata.

Una de las mejores presentaciones que tuve, fue en Tijuana. Presentaba el Libro de la Caca y antes de empezar, la organizadora me dijo:

- Escogimos esta plática para que sea inclusiva. Habrá un intérprete de señas y un grupo de sordos estará en el público.

Yo, menso como siempre, comencé a hablar de cómo sale la caca por el intestino y cómo la gente tiene diferentes maneras de limpiarse la coliflor. El intérprete estaba doblado de la risa y el grupo de no oyentes se revolvían en sus lugares. Al final sacudieron las manos en señal de aplauso. Fue hermoso.

1 comentario:

  1. Hola, soy Lucas David, quiero que el mundo se una a mí, aprecio y agradezco al Dr. Amiso, el gran lanzador de hechizos que me trajo a mi esposa, cuando pensé que había perdido toda esperanza. El Dr. Amiso usó su poderoso hechizo para sonreír y me trajo a mi esposa con su hechizo; Al principio pensé que estaba soñando cuando mi esposa regresó a mí, rogándome que la perdonara y aceptara su hogar. Desde entonces, ella me ama más que nunca antes, así que hice una promesa al mismo tiempo que le haré saber al mundo sobre el Dr. Amiso porque es un gran hombre. ¿Tiene problemas en su salud o vida matrimonial? incapaz de quedar embarazada sin un aborto espontáneo, o si desea casarse con la persona adecuada a tiempo, su pareja rompió con usted y ¿todavía está enamorado o quiere que él / ella regrese? ¿Tienes problemas con tus finanzas, divorcio, quieres ser reconocido en el mundo? o si necesita ayuda para cualquier tipo de problema, comuníquese hoy con el Dr.Amiso, ya que le garantizo el 100% de los que él ha ayudado, como también lo hizo con el mío. El correo electrónico del Dr.Amiso es; herbalisthome01@gmail.com

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)