jueves, 17 de octubre de 2019

Luciano Pereyra


Hace como dos semanas, una amiga de una agencia me mandó un mensaje donde me decía que Luciano Pereyra estaría en la Ciudad de México y que me lo podía mandar a Charros:

- Es muy famoso, tiene más de 20 años de carrera- me dijo
- Lo ubico. Vamos a programarlo -dije yo

Quedamos para ayer miércoles. El lunes por la noche estaba platicando con mi hermana Coral y le dije que iba a tenerlo en cabina. Aventó lo que tenía en las manos:

- ¿LUCIANO? ¿VAS A TENER A LUCIANO PEREYRA?
- Er... sí
- ¡ES EL ÍDOLO DE MI MAMÁ! ¡Y YO LO AMO!
- Er... ¿entonces le llamo a mi mamá o qué?

Tomé el teléfono. Eran las once de la noche y le marqué a mi mamacita chula:

- Oye ma', siento si estabas dormida. Me dijo Coral que voy a tener un cantante que te gusta.
- ¿Quién, hijo?
- Luciano Pereyra.
- ¿LUCIANOOOOOO? ¿VAS A TENER A LUCIANO PEREYRAAAAA?
- Sí.
- ¡ME MUEROOOOOO!

**

Lo que siguió después es que el martes mi mamá me contó por teléfono vida y obra de Luciano: que en Argentina es famosísimo, que cantó con Lucero y que estuvo en el Lunario. Que le cantó al Papa y no sé qué cosas.

- Mamá, pero si te invito a cabina te comportas, no como con los Hombres G
- ¡VOY A CONOCER A LUCIANO!

Temí lo peor. Volví a hablar con Fabiola, la chica de RP:

- Oye Fabiola, es que, es que, es que mi mamá ama a Luciano. Y va a ir a cabina. Y pues es mi mamá.
- Ayyy, ya la quiero conocer
- Bueno, adviértele a Luciano que pues... es mi mamá. La vas a reconocer fácil porque tiene ojos de chinita
- Ja ja ja, no te preocupes

Ayer miércoles me tocó estar al micrófono, lo cual significaba que cuando llegara el cantante no iba a poder recibirlo, pero dejé todo preparado. Mi mamá llegó casi una hora antes y me dijo:

- Aquí me quedo sentadita, oyendo canciones en mi celular
- Ay mamá
- No te apures, yo me comporto

Mi hermana también iba, así que ella me contó lo que pasó.

***

Cuando llegó Luciano con su equipo de prensa, mi mamá saltó de su asiento y se le llenaron los ojos de lágrimas. Gritó "¡LUCIANOOOO!".

Fabiola, muy amablemente le dijo "usted debe ser la mamá de Memo", "Ay síiiii", "Bueno, él es Luciano".

- Mucho gusto, buenas noches
- ¡¡¡AYYYYYYYY!!!
- ¿Cuántos años tiene, señora?
- Ay, casi 70
- ¡Qué energía!

Luego mi jefecita se puso a platicarle de ovnis, de conspiraciones del gobierno, de sus conciertos, de Lucero y de todo lo que sabe de él. Le regaló unos separadores y mi mamá le explicó que los hace mi papá, que no tiene pata. Luciano se comportó amabilisísimo, le preguntó por mi papá y se guardó los regalos en su chamarra. Es una gran persona. Yo los veía desde adentro de la cabina y pensé "¿Qué tanto estará hablando mi mamá?". Cuando llegó el corte, salí por ellos:

- A ver mamá, ya dame a Luciano
- AY NOOOO
- ¡YA MAMÁ!

Luciano se doblaba de risa. Transcurrió la entrevista y todo salió muy bien. Luego de eso se despidieron, se volvieron a abrazar y se fue.

***
Cuando acabó todo, mi mamá me dijo:

- ¡Fue el mejor día de mi vida!
- Ay, no exageres
- Hasta se me subió la presión, lo bueno es que me traje mi pastilla, ya me la tomé
- ¡Mamáaaaaaaaa!

Aquí está la prueba: nomás vean la cara de mi jefa. Lo que no haría por ella ;D


4 comentarios:

  1. Tu mamá se acaba de convertir en estandarte de las mamás que nunca creyeron conocer a su personaje favorito y cuando lo hacen: es ÉPICO.

    ResponderEliminar
  2. Carajo, se me hizo nudo en la garganta

    ResponderEliminar
  3. Qué bien se debe sentir tu jefa, ha de pensar por las noches "mi hijo es un chingón". Es maravilloso hacer sentir bien a los papás Memo, yo siento como que es de las mejores cosas que nos pueden pasar como hijos. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que maravilloso hijo eres!! Tu mamá se ha de sentir muy orgullosa!!! Yo quisiera ser así con mi mamá, estar en el relajo, pero no se presta, es muy fría...

    ResponderEliminar

Ustedes hacen el blog :)